miércoles, mayo 29, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

EPM ENDEUDADA

epm34

En una corta conversación que tuve con la Contralora General de Medellín, Patricia Bonilla Sandoval manifestó su preocupación por algunos de los préstamos en dólares que gobierno anteriores del nivel municipal realizaron sin ninguna clase de cobertura cambiaria.

Esa clase de empréstitos ante la banca internacional los hemos denunciado en varias oportunidades puesto que anteriores gobernantes, flojos para las matemáticas, dejaron al vaivén de la fluctuación del dólar la plata que prestaron endeudando sin ninguna clase de control la ciudad que financian los contribuyentes.

Esperemos entonces que Empresas Públicas haya dejado con cobertura cambiaría el préstamos por 300 millones de dólares, es decir, casi un billón de pesos que acaba de adelantar con la Agencia de Crédito a la Exportación Canadiense.

De acuerdo con la vicepresidencia de comunicaciones de EPM, los dolaritos son necesarios para: “la ejecución de su plan general de inversiones 2017-2019, que incluye la construcción del proyecto hidroeléctrico Ituango”.

“El crédito fue otorgado con un plazo de cinco años, con pago de capital único al vencimiento, sin la exigencia de garantías, prepagable y podrá ser desembolsado en un período de 12 meses”.

Ñapa: me generó bastante suspicacia el último párrafo del boletín enviado por EPM: “Este boletín informativo contiene declaraciones a futuro, las cuales advertimos están sujetas a varios riesgos, incertidumbres y circunstancias relativas a las operaciones y los entornos empresariales de EPM. Estos factores podrían causar que los resultados reales difieran materialmente de cualquier resultado futuro expresado o implícito en dichas declaraciones a futuro. En este sentido, EPM no puede garantizar los resultados o eventos futuros. EPM renuncia expresamente a cualquier obligación de actualizar las declaraciones a futuro, o cualquier otra información aquí contenida”. ¿Qué tal? Ver boletín

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.