martes, junio 18, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

CAMBIOS LENTOS

lucy osorno, directora casa antioquia en bgtaA goteritas y haciendo el respectivo análisis minucioso el Gobernador de Antioquia, Luis Emilio Pérez Gutiérrez ha venido nombrando sus directos colaboradores, luego de que el gabinete presentara, a finales de octubre, la renuncia protocolaria.

Desde esta semana, empezará a desempeñarse como Directora de la Casa Antioquia en Bogotá, la abogada Lucy Osorno quien fue por varios meses cónsul general de Colombia en Madrid, España, antes de integrar la campaña presidencial de Juan Manuel Santos.

Osorno dijo que: “(…) Asumo la dirección de la Casa de Antioquia con la firme convicción de seguir fortaleciéndola como un espacio plural donde tanto antioqueños y antioqueñas residentes en Bogotá como las personas interesadas en el departamento puedan sentirse conectados y cercanos a todos los planes e iniciativas de Antioquia (…)”.

Por su parte, en reemplazo de la “operadita” Laura Marulanda Tobón, la comunicadora Isabel Cristina Carvajal Zapata asumirá la Dirección del Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia.

isabel carvajalLa nueva Directora de Cultura debería analizar los motivos por los que Marulanda Tobón declaró insubsistente en el cargo al señor Diego Calle, quien venía desempañándose como subdirector de Planeación de Cultura Departamental, convirtiéndose ésta, en la única decisión sobresaliente de la “reencauchada” exfuncionaria.

En la carta de aceptación de renuncia el mandatario seccional manifiesta: “Muy respetada Laura. Aprecio tu colaboración durante este primer año de gobierno al frente del Instituto de Cultura de Antioquia. Valoro tu dedicación, tus esfuerzos y tus deseos de acertar. Espero que en otras ocasiones podamos compartir nuevas actividades. Con aprecio, Luis Pérez Gutiérrez, Gobernador”.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.