sábado, abril 13, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“EL BISTURÍ DE DANY”

daniel correa2

Posterior a la captura del presunto falso cirujano plástico Carlos Ramos Corena en el Estado de Florida y extraditado a Puerto Rico por captación ilegal de pacientes en la Isla, se conocieron más testimonios de otras víctimas que comprometen a los también cuestionados galenos David Majana y Daniel Correa, quienes afrontan denuncias ante las autoridades competentes.

El testimonio de Katherine Giraldo, una de las víctimas de “Dany” Correa, revela las pésimas prácticas quirúrgicas de este médico a quien se le cuestiona por hacer parte de lo que denomina el concejal de Medellín Bernardo Alejandro Guerra como «El Cartel de Batas Blancas”.

Katherine Giraldo, fue una de las pacientes de Correa Posada, que sin tener título de cirujano plástico, según ella, se atrevió a cambiarle las prótesis mamarias con anestesia local, procedimiento del que no hay historia clínica, ni garantía de los nuevos implantes de la paciente.

El personal asistencial de Correa, dice Giraldo, al ver que pretendía realizar un cambio de prótesis mamarias, como cauterizando una verruga de la espalda, decidió abandonar la sala de procedimientos menores.

Las cirugías de “Dany” se adelantan, dicen sus víctimas, como cuando se lleva el carro al taller para hacerle un “gallito”. De la manera más simple, chabacana, ramplona e incumpliendo los protocolos básicos de asepsia el mecánico aprieta con su llave una tuerca suelta…

Además de Katherine Giraldo, también Adriana Ossa, Ricardo Auñón y Johana Muñoz Carvajal narraron sus historias de cómo fueron presuntamente asaltados en su buena fe por el bisturí de Correa Posada, quien afronta denuncias por daños y perjuicios y lesiones personales en la Fiscalía General de la Nación.

Sigue…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.