sábado, julio 13, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

INDISPOSICIÓN POLÍTICA…

El debate que hizo el Concejo de Medellín sobre el proyecto Hidroituango de EPM no tuvo nada del otro mundo, ni reveló nada que no se conociera.

Durante la sesión volvieron a mencionar el consorcio que tiene a cargo el proyecto hidroeléctrico conformado por la firma Camargo Correa, empresa cuestionada por pagar coimas para adquirir contratación en obras de mayor cuantía.

El asunto para no repetir la misma cháchara sobre comisiones, coimas y porcentajes en contratos, es que se debe resaltar la participación de la Concejala Paulina Aguinaga, lo medio rescatable de la discusión.

“Que hay que investigar, que los organismos de control, que la personería y que lo uno y que lo otro debe moverse para determinar si las empresas que conforman el consorcio CCC-Ituango pagaron por esa licitación”, sostuvieron. Ver “NEGOCIOS EPM”

Desde lo político el debate fue más interésate. Hace una semana, aproximadamente, el senador y orientador de Centro Democrático Álvaro Uribe  se reunió con sus muchachos en su finca de Rionegro.

Líderes, concejales, diputados y congresistas fueron desfilando hacia ese sanedrín en íntima confesión. Entre los objetivos del encuentro fue analizar la conformación de listas para Congreso, abiertas o cerradas; y la organización de la marcha contra Santos el primero de abril.

A la reunión asistieron en visita protocolaria, el Alcalde Federico Gutiérrez y el prudente Gerente de EPM, Jorge Londoño de la Cuesta. En el encuentro de ese sábado 11 de marzo, algunos concejales de Medellín se reunieron con Alcalde y Gerente. ¿De qué hablaron?…

Lo cierto es que lo único interesante del debate a Hidroituango fue lo que siente el gobierno local con los cuestionamientos presentados por la joven concejal que hace parte de la indisposición política…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.