viernes, abril 19, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

PREGUNTA DE MILLÓN

A la 1:05 de la mañana del viernes 16 de junio estaba sentado en la 24F del avión que nuevamente me llevaría a México con el objeto de participar en un evento de periodistas revoltosos que protestan por la violencia contra reporteros, además de exigir libertad de prensa.

En las sillas del al lado estaba una pareja de esposos de 69 y 70 años de edad que en compañía de uno de sus hijos también emprendían el viaje. Mínimo, van a la Basílica de la Virgen de Guadalupe a pagar penitencia, pensé.

El par de abuelos oriundos del municipio de Frontino, que llegaron a Medellín recién casados cuando tenían 25 y 26 años de edad, se asentaron en el barrio López de Mesa, cuando era una manga, ahí cerquitica del Terminal de Transportes del Norte, me dijo el abuelo que antes de despegar se echó unas siete bendiciones.

La señora bien vestida con pantalón negro y blusa estampada, venía abrigada con una chalina negra. De su rostro sobresalían unos grandes aretes y lentes de pantalla protuberantes que adobada con un fuerte pachuli de rosas hacían notar su presencia.

El señor que tenía pantalón de paño y tenis se abrigaba con una chaqueta deportiva, además que usaba su  sombrero de terciopelo de ala corta para echárselo en los ojos para ocultar el sueño.

No me aguanté y pregunté: disculpe y van a México? (que güeva, obvio), sí, me contestó, vamos a llevar al hijo que no ha venido para que conozca un poco. ¿Ah sí? contesté, pensé que iban a la Basílica, repliqué. No, hombre, me contestó, nosotros vamos de turismo cada año a todas partes, pero México nos gusta mucho por diferentes razones, la música, su cultura y gastronomía nos hace regresar siempre.

Me quedé con la boca abierta con el par de viejitos que cumplieron 50 años de matrimonio y que siempre, dice la abuela, tienen pretextos para salir de viaje.

Después que se dieran cuenta de mi trabajo hicieron la pregunta del millón: oiga y por quién se debiera votar en elecciones presidenciales, nosotros pensamos que Fajardo sería una buena opción. Abrí el ojo, hiperventilé…

Se imaginarán ustedes lo que tocó hacer para torcer ese par de votos, obvio, con evidencias reales. Entre argumento y argumento logré por lo menos que el par de setentones reflexionarán sobre uno de los integrantes de la farsa más subliminal que ha tenido Medellín y Antioquia durante los 12 años de gobierno…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.