“SU MADRE”…

Uno de los símbolos e iconos más representativos de la carrera política del candidato presidencial disfrazado de profesor de universidad pública es la monumental Biblioteca España ubicada en el barrio Santo Domingo Savio al nororiente de Medellín, una buena iniciativa para la comunidad de ese sector que se quedó en propuesta y un total desacierto como proyecto de infraestructura.

Todo tiene explicación. Al aspirante por firmas Sergio Fajardo, jamás se le ha conocido de manera pública que haya realizado una denuncia por actos de corrupción y dice atacar los corruptos. Pero como buen político su mayor pecado es padecer “catarata audio neurotesticular”, porque todo lo ve, lo escucha, lo entiende pero se hace el güevón.

Los robos y desfalcos cometidos por su hermano Andrés Fajardo a través de la CONSTRUCTORA FAJARDO MORENO a más de un inversionista, las relaciones de su señor y difunto padre Raúl Fajardo con el traqueto Pablo Emilio Escobar Gaviria y la deuda de la empresa familiar por más de $30.000’000.000 (treinta mil millones de pesos) que no quieren pagarle al municipio de Medellín, son algunas de las evidencias que revelan la “educación” que ha tenido el aspirante presidencial toda su vida.

La penosa enfermedad de transmisión sexual que hincha las “gónadas” es bastante contagiosa al punto que infectó a los también exalcaldes Alonso Salazar y Aníbal Gaviria, que no hicieron nada para solucionar los problemas en el diseño y construcción de la cubierta de la Biblioteca, y por el contrario, hicieron hasta lo imposible para dilatar el tema.

Ahora, aunque parezca insólito, la Administración de Federico Gutiérrez a través de la Secretaría de Infraestructura Física de Medellín adelantó un “recurso de reposición” para intentar recuperar de manos del contratista el anticipo de recursos para solucionar los problemas de la obra que está perdido.

En el 2015, durante el último año de gobierno municipal de Aníbal Gaviria se adjudicó una licitación por $10.000’000.000 (diez mil millones de pesos) aproximadamente al consorcio OBRAS MEDELLÍN, integrado por empresas bogotanas para la: “INTERVENCIÓN Y REPOTENCIACIÓN DE LA ESTRUCTURA Y CONSTRUCCIÓN DE LA FACHADA DEL PARQUE BIBLIOTECA ESPAÑA Y OBRAS COMPLEMENTARIAS, INCLUYE INSTALACIÓN DEL DISEÑO DE REDES Y SU INSTALACIÓN”.

Como a los carpinteros de pueblo, que por lo general viven “varados”, al consorcio se le hizo un anticipo de unos $3.800’000.000 (tres mil ochocientos millones de pesos) para iniciar con la reparación de la Biblioteca que ordenó construir Fajardo para tomarse la foto con los chapetones reyes de su “madre”: España. Sigue…

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.