jueves, febrero 22, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

FAJARDO Y DUQUE


Dos candidatos más se sumaron de manera oficial a la baraja de aspirantes únicos que competirán por la Presidencia de la República en la primera vuelta del mes de mayo de 2018.

Mientras Fajardo movía las piernitas en su bicicleta por Llano Grande en Rionegro, Claudia López de los Verdes y Jorge Robledo del Polo, declinaron sus aspiraciones para “coronar” al exalcalde y exgobernador como candidato único por la “Coalición Colombia”.

Esa decisión la tomaron López y Robledo por la sencilla razón que en la última encuesta de intención de voto mandada a hacer por varios medios de información capitalinos quedaron en la cola, y es mejor, asegurar una silla en el Congreso que convertirse en viudos del poder.

Tanto los Verdes como el Polo presentarán listas a Senado de manera independiente debido a que esa posibilidad de ir en conjunto, tampoco fueron capaces de conciliar.

Por su parte, como se evidenció, fue designado también como candidato único por Centro Democrático a la Presidencia el Senador Iván Duque Márquez, quien ganó la última encuesta que CD realizó como mecanismo para seleccionar su aspirante entre Carlos Holmes Trujillo y Rafael Nieto Loaiza.

El asunto es que Duque Márquez todavía está en veremos porque para que pueda participar en la primera vuelta presidencial en mayo del año entrante tiene que someterse al acuerdo al que llegaron el jefe natural de CD Álvaro Uribe y el expresidente Andrés Pastrana.

Uribe y Pastrana propusieron la Coalición “Reconstrucción de Colombia” lo que implica que Duque tenga que competir, de acuerdo al proceso definido, con los dos aspirantes godos Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez para lanzar un candidato único apoyados por varios matices de la derecha política del país.


Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.