martes, abril 23, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

EL OTRO ERROR


La segunda gran equivocación que cometieron los líderes de la FA, Fuerza Alternativa, fue pensar que podían hacer campaña y proselitismo como cualquier cristiano y musulmán por las calles del país.

Los integrantes de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC, se dieron cuenta que no será fácil empezar la vida pública, política y electoral, debido a que cada vez que toquen pavimento recibirán pedradas no por sus hojas de vida, sino por el prontuario que cargan en la espalda.

Ni el candidato presidencial Timochenko ni el aspirante al Senado con curul fija, Iván Márquez, podrán hacer campaña como Uribe que sale a palmotear y a sobar viejitas con tal de recibir su beneficio. A los exfarianos, muchos no les creen ni mu.

Ni Londoño ni Márquez midieron la proporción de lo que podría pasar en el momento de salir a las calles a saludar al electorado para vender sus ideas, una de las condiciones contempladas en el Acuerdo que se firmó con el Gobierno del Presidente Santos luego de más de cinco años de negociaciones en Cuba.

Tanto Rodrigo Londoño como Iván Márquez evidenciaron que el común denominador en el imaginario colectivo del ciudadano promedio es el rechazo y el odio para los integrantes de una de las guerrillas más viejas del mundo.

En los departamentos del Quindío y Caquetá Londoño y Márquez se dieron cuenta de la posibilidad que tienen de llegar al poder por voto popular, en el momento, es bastante difícil.

Ahora cuál fue la primera equivocación del secretariado, pues seguir cargando la marca FARC después de la desmovilización. FARC es una marca desprestigiada que difícilmente podrá tener buena recordación, además de reputación en un país de las características de Colombia…


Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.