jueves, mayo 30, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

NO GANAMOS PERO SÍ PERDIERON

Realmente sorpresiva fue la enorme votación obtenida en la consulta anticorrupción el pasado domingo 26 de agosto. No valió la sarta de mentiras usadas por algunos parlamentarios para desprestigiar la iniciativa, tampoco el desinterés sospechoso de los medios de comunicación, que con contadísimas excepciones desconocieron el evento tanto en la campaña como en el día de la votación, y fue insuficiente también, para detener la muestra de inconformidad de los colombianos, la parcial posición de la Registraduría, que desde días antes comenzó a amenazar a los votantes con ser llamados a ejercer como jurados si estos faltaban y aquellos madrugaban a votar.

Como pocos lo esperaban, a excepción de pronto de los impulsores de la iniciativa, los más de 11.600.000 votantes de manera lenta, fueron mostrando su interés de un cambio en las costumbres politiqueras del país, haciendo un llamado a los dirigentes y a los mismos empresarios que han alimentado con sus capitales la corrupción en Colombia.

No hubo ganadores, porque a pesar de la enorme votación, las iniciativas fácilmente podrán ser devoradas por los enormes dinosaurios que habitan el Capitolio, pues no existe más que un mensaje político sin armas para ser refrendado mediante leyes, pero lo que sí hubo fue perdedores:

En primer lugar, la clase política que vio como lentamente una pequeña (no tanto) muestra de la población empieza a cuestionar su actuar.

En segundo lugar, y quizás el que más perdió fue el partido de gobierno y su líder natural, Álvaro Uribe Vélez, al que una buena parte de seguidores le desobedeció, empezando por su pupilo, el presidente Duque, que haciendo caso omiso del llamado de su patrón, salió temprano a depositar su voto apoyando la consulta.

A Centro Democrático y por consiguiente a su jefe, les cobraron además su descarado engaño con el que lograron cambiar la fecha propuesta inicialmente para adelantarla a cambio del apoyo del partido, apoyo que llegada la hora fue negado con el miserable argumento de que la consulta era costosa, de que era engañosa y de que se había convertido en un plebiscito de ataque contra Uribe.

Mostraron los Senadores y Representantes de CD sus fauces y verdadera calaña, su afán de seguir perpetuando las miserables costumbres de algunos políticos colombianos con las que se han logrado mantener.

Tristemente volvió a perder la ciudadanía antioqueña, que de nuevo fue inferior a las expectativas y necesidades del país, con apenas una participación de poco más del 27%, fue unos de los departamentos donde la consulta no alcanzó a superar el umbral.

Valga la pena decir que tampoco algún político podrá endosarse esos votos, pues  son de nadie, fueron votos naturales de una ciudadanía que hizo caso omiso de las calumnias y de los mismos engaños de la democracia.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.