viernes, abril 12, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

DIFICULTADES LIBERALES

La situación que atraviesan los integrantes de la bancada del Partido Liberal en el Concejo de Medellín es bastante interesante. De todo puede pasar en la misión de sostener las curules de Aura Marleny Arcila, Fabio Humberto Rivera y Bernardo Alejandro Guerra.

Por el momento a los concejales liberales se les ve más que prudentes durante las preliminares del año entrante por diversas razones, tanto Aura, Fabio como Bernardo, quienes llevan más de 10 años como corporados, deberán rediseñar sus estrategias comunicacionales y electorales para que puedan sostener las sillas en la corporación.

El grupo liberal de la Universidad de Medellín, por ejemplo, acaba de pasar un trago amargo como es el abandono del desagradecido Senador Iván Darío Agudelo Zapata, quien por diferencias, dejó el cuartel de Néstor Hincapié. Ahora tiene la intención de sacar candidatos propios tanto a la Asamblea como al Concejo, hecho que, agrega un poco de dificultad para la reelección de la actual Presidenta del Cabildo Municipal.

Fabio Rivera, por su parte, quien empezó hace un par de meses su nueva función de abuelito está por encima del bien y el mal con ganas de designar un sucesor para que lo reemplace en esa curul. Por el momento, anda de precandidato a la Alcaldía, pero todos los caminos conducen a Roma: a una curul del Cabildo…

Ahora, Bernardo Alejandro Guerra “la tiene dura”. Por un lado sus mejores enemigos los tiene en el interior del Partido Liberal que harán fuerza para que se queme, y por el otro, el hermano menor, Andrés, será uno de los candidatos fuertes a la Gobernación de Antioquia por el uribismo, aspecto que ubica al hijo mayor de “El Socio” en una posición un poco compleja…

Bernardo Alejandro Guerra pretende hacer campaña para conservar su curul en el Concejo en fórmula a la Asamblea con el actual Jefe del Directorio Liberal Municipal, Andrés Mesa.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.