martes, mayo 28, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

PENA BLANDA

Los familiares de la joven Ximena López Cuervo de 21 años de edad, quien falleció luego de intervención quirúrgica adelantada por el Chef Rafael Nieto Saldarriaga manifestaron su inconformidad por la condena de 34 meses de prisión domiciliaria que profirió un Juez de la República por el delito de homicidio culposo.

El Juez 12 Penal del Circuito condenó, además, a Nieto Saldarriaga al pago de una multa a favor del Estado por $26’426.000 (veintiséis millones cuatrocientos veintiséis mil pesos).

Los presentes que presenciaron la audiencia de individualización de pena y sentencia manifestaron su descontento, pues consideran que el aparato judicial de Colombia requiere de una profunda reforma para que puedan existir penas ejemplarizantes.

En la lectura de la sentencia el Juez dejó en claro que la Fiscalía General de la Nación imputó al acusado el delito culposo pero de acuerdo con los hallazgos probatorios el órgano de control habría podido tipificar la falta de Nieto Saldarriaga como delito doloso.

Ximena López murió luego de ser intervenida el 17 de marzo de 2016 por el chef Rafael Nieto en el Centro de Estética Nubia De La Valle, que estuvo localizado en el Local 417 del Centro comercial Río Sur, en la exclusiva zona La Milla de Oro del barrio El Poblado.

A la víctima el “falso médico” le aplicó biopolímeros en los glúteos y al complicarse fue trasladada a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital General de Medellín, donde el 23 de marzo perdió vida.

El 6 de abril del presente año, el chef Nieto Saldarriaga se allanó a cargos, después que la Fiscalía encontró que no tenía capacitación alguna en el área estética al provocarle la muerte de Ximena López inyectándole biopolímeros y silicona, elementos no aptos para procedimientos invasivos.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.