martes, julio 23, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

LA PAZ DE BETANCUR

El país vuelve a llorar la muerte de otro de sus ilustres padres de la patria, el conservador Belisario Betancur Cuartas, nacido en la vereda La Paila del municipio de Amagá el 4 de febrero de 1923. Integrante de una familia bastante numerosa de la que alcancé a conocer uno de sus hermanos en Jardín, Antioquia, Belisario, quien no tuvo zapatos alcanzó a ser electo Presidente de la República en 1982.

Recuerdo que los colombianos cayeron en luto nacional el 23 de julio de 2007 cuando falleció de viejito el también “ilustre” Alfonso López Michelsen cuestionado por la prensa bogotana por, al parecer, robarse la plata para construir la carretera hacia la Hacienda La Libertad de su propiedad. Betancur y López sostuvieron “lucha de gallos” a través de propaganda política por la Presidencia en una década que se destacó por incursiones guerrilleras, masacres y narcotráfico.

Belisario el hombre que murió en silencio, se refugió en el arte y las letras para nunca más tomar parte de la actividad política después de su presidencia. Betancur se llevó muchos secretos a su tumba. Los colombianos nos quedamos con las ganas de saber la “verdad verdadera” de lo que se determinó en el interior de la Casa de Nariño que provocó que los actuales senadores Gustavo Petro y Antonio Navarro junto con el resto de sus amigos acribillaran a magistrados, empleados, secretarios y asistentes para luego echar fuego a la sede del Palacio de Justicia. Impunidad es la herencia y legado de Betancur Cuartas.

En 1985, cuando tenía 12 años de edad metido en el “agrio riñón de los Andes” como prosa el himno de mi tierra, la única referencia que tuvimos de Belisario Betancur fue las repetidas marchas en las que, de manera obligatoria, llevábamos una paloma blanca como símbolo de paz.

“Paz por allí, paz por allá” era la característica de esa época. Pintábamos palomas al granel con una ramita de olivo en el piquito en las dos o tres calles recién pavimentadas en el pueblo. Esa fue la paz de tiza de tablero que impuso el gobierno de Belisario, sirvió para la desmovilización del M19, del EPL y para que después de 30 años, se lograra el desarme de la guerrilla más vieja del mundo.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.