sábado, mayo 25, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

ADALIDES DE LA MORAL

El reciente fallo de la Corte Constitucional que dejó sin piso dos artículos del nuevo código de policía, con los que se multaba el porte y consumo en espacios públicos de alucinógenos y bebidas alcohólicas, ha sido un nuevo madero seco que se le arroja a la crispada situación política colombiana.

El fallo, amparando el derecho del desarrollo de libre personalidad, discrimina al consumidor del expendedor, y hace diferencia marcada en que quien consume una de estas sustancias no necesariamente es un peligro para la convivencia.

Inmediatamente saltaron los populistas de derecha a cuestionar a la Corte y su fallo por proteger a los delincuentes expendedores de sustancias psicoactivas y, recurriendo a un no tan viejo argumento de oposición atacaron y volvieron a tirar la agujita de la constituyente.

Para los detractores del fallo, la corte con él posibilita la destrucción de la niñez, que atónita verá escenas dantescas de la podredumbre humana en los parques y calles y será arrastrada al mundo del consumo y la delincuencia. Hay que destruir la Corte para defender la niñez.

Olvidan los defensores de la infancia colombiana las verdaderas condiciones en las que gran parte de los niños de esta Nación del Sagrado Corazón de Jesús, viven, y contra lo que estos adalides de la justicia social no han hecho nada.

El asunto es que estos populistas de derecha, como lo mencionaba José Saramago, “van a ser (son) hombres hablando de todo aquello que la mayoría quiere oír. Sobre bondad, familia, buenas costumbres, religión y ética”, están utilizando la defensa de la niñez como caballito de batalla para todo aquello que no les gusta, es así como el proceso de paz ha sido atacado por ellos porque “perdona los crímenes cometidos por las FARC contra los niños”.

Es preocupante ver como uno a uno los logros alcanzados con la constituyente de 1991 son atacados por estos falsos Robin Hood de la moral colombiana que buscan volver a una Constitución retrograda y, si se quiere, medieval, para poder continuar manteniendo su hegemonía.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.