jueves, abril 18, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

ASUNTO DE SENSATEZ

Como para no entender es la incomodidad del exaspirante a la Alcaldía de Medellín, Enrique Olano Asuad, quien declinó su campaña por falta de percepción ante la opinión pública, reflejado en las primeras encuestas electorales.

Cualquier persona que decida echar suertes para hacerse contar en una elección territorial está en su derecho, esa es la gabela que le otorga la Constitución, pero también es cierto que se debe acudir al sentido común, el menos común, a veces de los sentidos para tomar esa decisión.

Preguntas como: ¿por qué quiero ser candidato, tengo opción, quién me apoyaría, cómo será mi discurso, cuál será mi estrategia, qué presupuesto tengo, cómo avalo mi campaña y qué equipo conformaré?, son, por lo menos, las básicas que un aspirante debe hacerse. Hay que ser sensatos…

Cuentan algunos que el malestar que tiene Enrique Olano Asuad tiene que ver con que nadie lo vio en una campaña seria, ni fuerte y con opción de poder, e incluso, ni periodistas, menos la opinión pública vieron con buenos ojos desde el inicio esa campaña, un proyecto que nació muerto…

Por el contrario, de entrada, Don Enrique cometió muchos errores. Lo primero fue sostener que, dada su jubilación, tenía mucho tiempo libre para dedicarle a una campaña electoral a la Alcaldía de Medellín. Nada más peligroso que una finca de verano, un yerno con ideas y un jubilado desocupado, son nefastos para administrar plata…

Ahora bien, la campaña de Don Enrique Olano Asuad si emitió dos comunicados de prensa, fueron muchos, sólo envió por whatsapp una fotografía del momento de la inscripción en la que sobresalieron dos o tres octogenarios quienes sumaban unos mil quinientos años acompañando al candidato. ¿Eso es comunicar bien?, no creo…

Entiendo, ni más faltaba, las buenas intenciones de Don Enrique, pero también hay que ser sensatos y saber que de buenas intenciones está construido el fracaso, y una campaña, no se hace con eso. Una campaña política se construye con ideas, buenas ideas, con presupuesto y con votos. Nada personal con Enrique, simplemente hay que entender que, para apostarle a una campaña política en el nicho poblacional más desprestigiado del país, hay que ser novedoso, inteligente y arriesgado.

Lo cierto es que ojalá, Don Enrique no se ponga más incómodo de lo que está y aplique en la campaña “Medellín Avanza”, de Juan Carlos Vélez, a la que decidió adherir lo que aprendió en su fallido primer intento.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.