jueves, julio 25, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

CAMPAÑAS DUDOSAS

En Medellín estábamos esperando que culminara la Feria de las Flores para empezar la campaña electoral en firme. Por estos días, el Consejo Nacional Electoral está evaluando revocar las aspiraciones de unos 800 candidatos por presuntas inhabilidades entre las que se cuenta la doble militancia.

De acuerdo con el CNE, las investigaciones contra ese número de candidatos se lograron gracias a las denuncias que la ciudadanía presentó ante la autoridad electoral.

Por su parte, la Procuraduría General de la Nación revisó los 4 mil 396 candidatos a alcaldías, concejos y asambleas que se inscribieron para las elecciones regionales y encontró que 694 aspirantes se encuentran inhabilitados.

El Ministerio Público analizó también a qué partido pertenecen estos candidatos, situación que podría generar sanciones a las colectividades.

Según el reporte, el Partido Conservador es el que más tiene candidatos inhabilitados con 113 aspirantes, seguido por el Partido Colombia Renaciente que tiene 66 candidatos cuestionados.

El Movimiento de Autoridades Indígenas de Colombia, AICO, y el partido de la U poseen en la actualidad 64 candidatos inhabilitados respectivamente. Así mismo, Cambio Radical posee 59 candidatos inhabilitados, el Partido ADA 48, MAIS 45 y la ASI 36. El Partido Liberal tiene 33 candidatos enredados.

De acuerdo con el reporte de la Procuraduría General, Antioquia es el Departamento con más candidatos inhabilitados con 75 aspirantes seguido de Cundinamarca con 72 y el Valle del Cauca con 57 candidatos investigados.

La causa más recurrente que inhabilitó a ese número de candidatos tiene que ver con que antes del año para las elecciones fueron funcionarios públicos ordenadores del gasto, especialmente dentro de la jurisdicción a la que se postulan, o tienen algún vínculo por matrimonio o parentesco con personas que han ejercido autoridad civil, política o administrativa, entre otros.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.