sábado, julio 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

OPCIÓN INCORRECTA

A raíz de la viudez a la que me sometió mi compañera el pasado fin de semana anterior, y buscando programarme, decidí irme para expovino y el salón del queso. Mi compañera había decidido irse para la bella isla de San Andrés con su madre y su sobrina (las de ella), una septuagenaria dama y una pequeña de 7 años.

El paseo fue contratado con una reconocida caja de compensación de Antioquia: Comfenalco, buscando seguridad y comodidad por aquello de ir con personas que requieren cuidados especiales.

Comfenalco, a quien hay que reconocerle su enorme labor de promoción de lectura que hace desde su excelente departamento de bibliotecas, ha incursionado en el mundo del turismo desde tiempo atrás, y la tradición y el buen nombre, llevaron a mi compañera a recurrir a ella para su pequeña veraneada.

Oh error, tal parece que la caja de compensación contrata con un tercero, y éste a su vez con otro tercero (se podrá decir sexterización), todo el tema logístico del plan ofrecido, logrando así que no haya dolientes en la Isla a la hora de alguna solicitud.

Del paseo, indiscutiblemente indescriptible la belleza de la Isla, el hotel, como para el gasto, pero los tures, que se habían cancelado con Comfenalco, un completo despropósito, embarcaciones de mala calidad, servicio pésimo y programación improvisada e incompleta, fueron el pan diario, a la hora de un reclamo, claro por aquello de la enajenación, nadie daba razón y menos solución. Esta no fue la opción.

Pasando del mar de los siete colores a esta tómbola montañera extacita de plata y exciudad de la eterna primavera, me toca decir que mi opción tampoco lo fue en expovino y el salón del queso. A diferencia de lo publicitado, el evento no fue más que una exhibición aumentada de un Éxito y de un Carulla.

Los vinos, los mismos que se consiguen en los almacenes, pues los expositores eran los mismos que venden para ellos y el precio con muy poca diferencia, la programación algo extraña para las personas del común (de pronto para los especialistas fue buena) y realmente la variedad no era la esperada.

En el salón del queso la decepción fue mayor, tres o cuatro variedades, los mismos presentados en las delicatesen de los supermercados y como buen colombiano, que hacemos fila para las degustaciones, allá no hubo, o si las hubo se acabaron entre el jueves y viernes. Definitivamente opción incorrecta.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.