domingo, mayo 19, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

VALLE DE LA MUERTE

Después del sábado 27 de julio los aspirantes a alcaldías, gobernaciones, concejos y asambleas que lograron inscribirse empezaron el recorrido por el Valle de la Muerte.

El Valle de la Muerte, según un candidato, que participó en el programa La Suma de los Mejores por elcanal.co es el recorrido que inicia un trabajador independiente, un emprendedor o un político cuando empieza el recorrido hacia su objetivo, muchos empiezan, pocos lo logran, se quedan en el camino…

En esta campaña electoral muchos se han quedado en el camino al punto que ni siquiera lograron adelantar la inscripción de sus propias candidaturas.

Al concejal Santiago Jaramillo, por ejemplo, un muchacho loco, que le dio por apuntarse a la Alcaldía de Medellín por un grupo significativo de ciudadanos, no le alcanzó ni para conseguirse los $108’000.000 (ciento ocho millones de pesos) necesarios para cumplir con las pólizas de garantía que exigía el Consejo Nacional Electoral, recursos que serían devueltos en el futuro.

Lastimosa la situación de Santiago “El Loco” Jaramillo, puesto que en esta campaña esperábamos circo y extravagancia, pero la imposibilidad de cumplir con los requisitos de ley le tienen la vida pública y política contada a quien fuera uno de los concejales de “Álvaro”.

Otro que tampoco alcanzó a inscribirse como candidato fue el aspirante a la Gobernación de Antioquia, Héctor Hoyos por el Polo Democrático Alternativo, que siempre se apunta, pero nunca hace campaña y eso no es al gratín.

Hoyos hizo una alianza con el aspirante Juan Felipe Palau al que desahuciaron en el Partido Verde poniéndole dos algodones en la nariz. Sin embargo, después de que lo calcinaran para darle el aval a Aníbal Gaviria, logró pegarse del aval del Polo, y hoy, por lo menos, tiene, la oportunidad de participar en la contienda, pero con un futuro poco prometedor.

El otro candidato a la Gobernación por el Partido Conservador, Juan Camilo Restrepo logró inscribir su campaña, pero su situación actual tampoco le ayuda mucho.

Un amigo periodista que se mueve también en el análisis electoral aseguró que la equivocación de Juan Camilo fue haber conseguido el aval de los godos en Bogotá sin contar con el beneplácito de los congresistas antioqueños. Esa decisión inconsulta es la que provocó que en la actualidad le den la espalda.

Los otros dos que empezaron con aspiraciones muertas a la Alcaldía de Medellín fueron en su momento el jubiladito Enrique Olano que ni fu ni fa, y Carlos Ignacio Cuervo, un bien tipo, cargado de buenas intenciones con las que se pavimenta el camino al infierno, al que no le dieron ni la posibilidad de inscribirse por el Partido Conservador, aval que recibirá Juan Carlos Vélez.

El otro campeón de la insensatez es Luis Fernando Muñoz, después que lo echaran a empellones de la Colombia Humana en donde no lo quieren volver a ver, el 27 de julio a las 4:00 de la tarde logró la inscripción como Candidato a la Alcaldía de Medellín por el Partido Alianza Democrática Afrocolombiana, ADA.

Luis Fernando Muñoz, otro personaje, hará lo mismo de hace cuatro y ocho años para obtener el mismo resultado. Esa es la oportunidad que brinda la democracia: participar, así no pase nada…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.