sábado, mayo 25, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

RAQUÍTICA E INMADURA

Lo sucedido en Bolivia con el golpe de Estado dado a Evo Morales el pasado fin de semana muestra una izquierda con inanición, raquítica y una Latinoamérica completamente inmadura en cuestiones políticas.

El fenómeno no es extraño para la historia reciente de esta parte del continente, y no se puede mirar de manera aislada, y menos determinarse como propio de una tendencia ideológica.

La realidad es que de izquierda o derecha nuestra América atraviesa ahora un periodo aciago, encuadrado en el caudillismo casi que mesiánico, por encima de políticas partidistas o tendencias ideológicas coherentes.

Los intentos de toma del poder de la izquierda en diversos países de Sur América han fracasado todos en la sesión del cargo, es decir, las cabezas visibles de las revoluciones han sido incapaces de crear un cuadro sucesivo que impida caer en un liderato con nombre propio.

Así, en un ingenuo intento de mantenerse en el poder, el presidente Morales puso en tela de juicio su efectiva elección generando un manto de dudas tan grande que a la postre produjo un golpe de Estado.

Pero no ha sido el único caso en que el intento de perpetuarse en el poder ha generado problemas mayúsculos para una nación. Venezuela tiene el doctorado en el asunto. Chávez, el padre de la revolución venezolana, fue incapaz de crear una línea de mando que perpetuara su intento de cambiar las condiciones sociales de la Nación, dejando en su remplazo a Maduro, un hombre a todas luces incapaz de liderar los proceso requeridos para llevar a feliz término lo iniciado por su mentor.

No lejos de ahí, pero en un marco ideológico diametralmente opuesto está Colombia, nuestro caudillo Uribe, intentó perpetuarse en el poder y al ver la imposibilidad, confío la línea de mando a uno que no siguió su tendencia fascista y luego en ese mismo intento de mantener su vigencia nos dejó bajo la batuta del incapaz, que hoy tiene a Colombia viviendo una realidad fingida y ad portas de una crisis económico y social sin precedentes en la historia reciente.

Como siguiendo la ruta de Bolívar, Correa en Ecuador también fue incapaz de dejar en el mando alguien que le sucediera en su línea de gobierno, hoy el actual presidente de esa República vecina ha tenido que sufrir una alzada social, al intentar seguir los preceptos de las entidades financieras internacionales, que hasta ese momento habían sido desconocidos por el propio Correa.

Otro de los casos simbólicos de esta trágica historia de la política suramericana es el de Brasil, la sucesora del padre del renacimiento brasilero, fue incapaz de mantener el control del Coloso de Sur América y aguantar la andanada de la derecha. Hoy Brasil está en manos del polo opuesto de la política y Lula en la puerta de una cárcel por supuesta corrupción.

Tanto que se menciona a Cuba como gestora y patrocinadora ideológica de este intento de cambio de tendencia política en los países sudamericanos, pero ninguno ha sido capaz de crear una línea de mando tan bien definida como la del país caribeño. Pareciera que la lección no se ha aprendido bien del todo.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.