jueves, febrero 22, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

MENOR DE EDAD

Confieso que no me había “encarretado” con Twitter debido a que cuando abrí la cuenta en el 2009 estaba entretenido con la Alcaldía del patrullero Fabio Alonso Salazar.

Sin embargo, por asuntos de cuarentena ratifiqué la verdadera influencia y poder de la red social, específicamente por el segundo encontrón que sostuve con el senador de Centro Democrático, Nicolás Pérez, sobrino del exgobernador Luis Emilio quien logró, con sus votos, conseguirle una curul en el Congreso a su preferido familiar…

Y presumo que fue Luis Pérez, el que le ayudó a Nicolás a conseguir votos, ¿por qué quién más?, ese joven, ingenuo muchachito sólo tiene unos tres años haciendo política, es un bebe, un inexperto, razón por la que me tomé el tiempo suficiente para repensar en cuáles serían los consejos básicos para un político.

Uno de los aspectos para tener en cuenta es evitar, en lo posible, meter mentiras. La característica principal del mentiroso es la falta de coherencia.

Cuando se inició la campaña territorial del 2019, hasta el perro, el gato y el garabato se lanzaron a la Gobernación de Antioquia. Aníbal, El Suspendido; Juan Camilo, El Solitario; Mauricio Pérez, El Diferente; Juan Felipe Palao, El Loco; Rodolfo Correa, El Disonante; Andrés Guerra, El Conciliador; y Mauricio Tobón; El del Parche.

Acabo de cumplir 26 años de trabajar como periodista, más de la mayoría de edad para entender que el respeto, protección y reserva de la fuente es directamente proporcional a la calidad de la información. El patrimonio de este blog son sus fuentes que en 13 años de trabajo continuo han evitado que las denuncias, demandas y tutelas hayan sido falladas en nuestra contra.

Como es de costumbre, en la campaña electoral como la del año pasado, los políticos, candidatos y en ejercicio concejales, diputados de todos los pelambres hicieron sus apuestas.

La historia no puede olvidar que en ese entonces al interior del uribismo hicieron enredar al candidato Mauricio Tobón, le hicieron creer que estaría incluido en el proceso de búsqueda de un candidato único a través de consulta abierta, pero se le hicieron los pendejos y lo dejaron solo, luego de haber conseguido las firmas requeridas para dicho proceso.

En esa época, el mismo candidato Mauricio Tobón, me ratificó que uno de los apoyos más importantes que tenía su campaña era el del senador Nicolás Pérez.

Esa afirmación me resultó interesante, puesto que Centro Democrático, ya había definido que Andrés Guerra fuera su único candidato oficial al gobierno seccional.

Revelada la noticia, a través de este portal, incluido el espacio televisivo en el canal regional, recibí la llamada del energúmeno joven senador Nicolas Pérez quien reclamaba por semejante inexactitud. ¿A quién se le cree? a Pérez o a Tobón. Sin temor a equivocarme hoy le creo al excandidato a la Gobernación.

Lo otro aconsejable para “nuevones” políticos de tres años como Nicolás Pérez, es evitar, en lo posible, confrontar periodistas acostumbrados a llevar la contraria, entre quienes, querida audiencia, me encuentro yo, qué vaina, qué pena, qué le hacemos, es lo que hay, eso digo cuando me le empeloto a alguien por primera vez…

Tener en cuenta: entre políticos y periodistas, no hay amigos ni enemigos, sólo políticos y periodistas…

A raíz de lo sucedido con “El Hijo del Tricentenario” y la vieja junta directiva de Empresas Públicas de Medellín, sumado a la detención domiciliaria del jefe natural de Centro Democrático, varios integrantes de la dirección nacional del partido uribista exigen y ordenan que la bancada de concejales de Medellín se declare en oposición, y no en independencia propositiva, como se rotularon desde el inicio del gobierno municipal para disimular sus intereses personales.

El domingo 16 de agosto, hice un Twitter:

Ese mismo día recibí una llamada del ínclito y conspicuo senador Nicolás Pérez:

  • ¿Hola senador cómo vamos?, contesté.
  • Bien hombre, oiga, esa información no es cierta, la dirección nacional no se reúne hace tiempo, me dijo.
  • Oh, muy bien, pero cuénteme una cosa, por lo que me dice entiendo entonces que su concejala no se va a declarar en oposición al gobierno de Quintero, ¿qué intereses tienen ustedes con la alcaldía?, pregunté
  • ¡Ah! Yo no sé. ¿No sé qué intereses tendrá la concejala?, respondió.
  • Listo, yo escribo ahorita otra cosita, respondí.

Al momento volví a tuitear:

Me quedé tranquilito en cama con mi mujer, mis muchachos y mi gato, tirando pedos y viendo Netflix cuando recibo el siguiente texto por WhatsApp: «Que periodismo tan mentiroso, barato y malo haces». A los dos minutos volví a tuitear:

Está claro que cada torero llega con su cuadrilla, y en ese sentido, la burocracia no es mala, y, por el contrario, hay que admitir que la clientela esta estigmatizada, hecho por lo que siempre será la comidilla de los contradictores del gobierno de turno.

Pero en este caso los cuestionamientos tienen que ver con que es absolutamente incoherente que los integrantes de un partido de derecha, en este caso senador y concejales, tengan la intención de comer de la torta burocrática de un mandatario inclinado a la izquierda, máxime cuando lo mínimo fue que en campaña lo calificaron hasta de papá del diablo.

Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.