SIN “FUERZA TESTICULAR”

SIN “FUERZA TESTICULAR”

Otra vez el aspirante a la presidencia de la república, Sergio Fajardo reinició su campaña dándole garrote al presidente Duque y descalificando la fuerza electoral de Uribe al manifestar que el próximo mandatario no será el recomendado por el exsenador.

Fajardo reiniciará desde esta semana las visitas y recorridos por varias regiones de país. Los periplos del confuso hombrononón habían sido suspendidos por causa del encierro obligatorio y cuidados que deben tenerse desde la aparición del bicho que generó la pandemia.

Sobre la campaña presidencial, en Antioquia, por ejemplo, integrantes de varias toldas políticas continúan a la expectativa debido a que, en el momento, no se han escuchado nombres de aspirantes con la suficiente fuerza testicular para sortear una buena campaña electoral.

Por un lado, el encantador Fajardo ya no encanta, ni la izquierda democrática lo quiere, porque para la muestra un botón. Hace dos años larguitos, los integrantes del MOIR matriculados en el POLO, los congresistas Jorge Robledo y Jorge Gómez perdieron más al haberse arrimado a la campaña de Fajardo de lo que ganaron en sus propios proyectos políticos, muchas personas que los seguían se fueron por esa contradictoria decisión.

El representante Jorge Gómez dijo que no tendrán alianzas, que no han conversado, y que, por el contrario, no están interesados en participar en convenios en el futuro. Falta ver si es verdad, digo yo.

En un encuentro intempestivo que tuve con varios funcionarios y políticos en un centro comercial hicieron algunos comentarios sobre la campaña a la presidencia que se avecina teniendo como base los resultados de las últimas encuestas de percepción de Iván Duque a quien se le abona que es “don putas” pa’ regalar antibacterial.

Políticos de derecha, godos, conservadores, avizoran que, para las elecciones del 2022, la gente no votará por el que diga Uribe por una o dos razones, una, su renuncia al Senado para terminar con su detención domiciliaria por la investigación que afronta actualmente, lo dejó mal parado y le restó no tanto entre sus fundamentalistas seguidores, sino, en esa franja de dudosos que determinan su voto de acuerdo con las circunstancias del momento.

Lo otro es que la desfavorabilidad del presidente Duque continúa en aumento, el recomendado de Uribe lo hizo quedar mal, la pandemia lo salvó unos meses por el covid19, pero el manejo de la hacienda pública, el orden púbico, las masacres, el ministro de defensa, Alicia y la minga, por enumerar varios temas y personas no le ayudan para nada, aspectos que tienen al gobierno en un mal momento con tendencia a empeorar.

Frente a turbio panorama con Duque, ¿quién sería la opción que proponga alternativas distintas de poder?…

En ese encuentro intempestivo de funcionarios y políticos con el que me tropecé en centro comercial, un congresista adulador del actual presentador de televisión manifestó: ¡el rector universitario Alejandro Gaviria! Explicó que no genera resistencias entre los partidos políticos tradicionales, incluidos algunos alternativos, además que tampoco disgusta en la clase empresarial, eso es un buen comienzo.

Yo la verdad estoy más que convencido que Alejandro Gaviria tiene cierto parecido a Fajardo con la enorme diferencia que es inteligente. No dice ni promulga que es profesor y lo es, no promueve que es académico y estudioso y lo es, y, además, no tiene que reiterar a grito herido que no es corrupto porque tampoco lo es.

Fajardo tiene razón en que Duque, el enfermero, va bastante mal, pero eso no significa que él vaya a tener posibilidad en el 2022, cuando, por un lado, faltan dos años para elecciones, y, por el otro, mucho favoritismo pero siempre se le inunda el carro en la subida…

A Gaviria, el exministro, se le ve tranquilo, y lo mejor, nunca políticamente correcto, como Fajardo, quien para quedar bien con todo el mundo y no polarizar, dice él, evita tomar posiciones serias: ni de izquierda, ni de derecha, ni de arriba, ni de abajo y en el centro se embolata…

Ni que decir de otros posibles aspirantes. El senador verde Iván Marulanda propuso su nombre para aspirar y Roy Barrera dejó entrever su gusto por la banda tricolor. El primero podrá inhalar así sea solamente aire, y el segundo, lo más seguro es que sí sea presidente, pero de un conjunto residencial…

Deja un comentario