ZONA VIRULENTA

Diferentes sectores de la economía en Medellín empezaron nuevamente a manifestar preocupación por otro posible encierro a causa del incremento de casos y contagio de covid19.

El clúster de la gastronomía, el entretenimiento y el retail comercial fueron y siguen siendo los más afectados durante la pandemia afrontando la taza más alta de desempleo de los últimos años que sobrepasa el 25%.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional por efectos de la pandemia Colombia tiene un pronóstico de contracción económica de un -8,2% en su PIB con una ligera y posible recuperación del 4% para el 2021.

Aunque Antioquia se consolida por estos días como una de las regiones más virulentas del país, la Alcaldía de Medellín se mantiene en que el comportamiento de la enfermedad en la ciudad entre los meses de agosto y septiembre ha sido estable.

De acuerdo con los reportes diarios en Medellín y en referencia a los anuncios de los últimos días, corresponden en gran medida a casos confirmados en fechas anteriores.

Voceros de la Secretaría de Salud explicaron que Medellín sigue con unas cifras estables, la ocupación continúa de la misma manera y 30% de la ocupación total de UCI está por diagnóstico de coronavirus.

Medellín tiene 1000 camas UCI instaladas, de las que 780 están activas y reportadas en el Registro Especial de Prestadores de Servicios de Salud. De activarse las 220 camas pendientes, la ocupación llegaría a 66%, todavía en alerta amarilla.

Con las camas activas se tiene una ocupación del 84,7% que representan unas 661 camas de las que el 36% tienen covid19 confirmada, el 10% presentan Infecciones Respiratorias Agudas y el 54% restante corresponden a pacientes con otras enfermedades.

De los 236 pacientes covid en UCI, 64 son de otros municipios: 17 de Bello, 9 de Envigado, 7 de Itagüí, 5 de Sabaneta y los demás de Caldas, La Estrella, Puerto Berrío y Girardota, entre otros.

Como en el momento el 36% de la ocupación actual corresponde a covid19, las IPS aún se encuentran a la espera de activar las 220 camas pendientes.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.