MUNICIPIOS EN RIESGO

MUNICIPIOS EN RIESGO

Ante la fuerte temporada invernal, Corantioquia hizo un llamado a los municipios del departamento con el propósito de que tomen las medidas necesarias para prevenir y atender oportunamente los eventos que puedan presentarse.

Según el reporte del Centro Regional de Pronósticos y Alertas de Antioquia, 40 municipios presentan alertas hidrológicas por aumento de caudal en los ríos, además que, por riesgo de deslizamientos, 51 municipios se encuentran en alerta naranja.

De acuerdo con datos del IDEAM la temporada de invierno se caracteriza por un crecimiento significativo en las precipitaciones, evidenciado con las lluvias de marzo. Según los pronósticos para abril y mayo podrían registrarse lluvias entre 10% y 40% por encima de los promedios climatológicos.

Por tal motivo se presenta un mayor riesgo de crecientes súbitas, inundaciones, deslizamientos, avenidas torrenciales, lluvias extremas, granizo y tormentas eléctricas, lo que puede generar emergencias o desastres en zonas rurales y urbanas de los municipios.

Corantioquia reiteró que cada municipio deberá mantener activos los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo de Desastres que deberán consultar los reportes y alertas constantemente emitidos por las entidades competentes, como el Centro Regional de Pronósticos y Alertas de Antioquia.

Algunas recomendaciones para afrontar de la mejor forma posible la temporada de lluvias, entre las que se destacan:

  • Identificar los sectores urbanos y rurales susceptibles a crecientes y deslizamientos.
  • Estar atentos a las alertas emitidas por el IDEAM y las entidades competentes.
  • Monitorear continuamente de los niveles de las fuentes de agua.
  • Monitorear las zonas de ladera, con el fin de identificar cambios en el terreno, aparición de grietas o asentamientos. Realizar seguimiento a taludes de vías y caminos.
  • Realizar campañas de limpieza de ríos y canales de aguas lluvias, para evitar inundaciones a causa de basuras y escombros que generan represamiento.
  • Adelantar campañas para mantenimiento de viviendas, donde se verifique el estado de techos y canoas, se realice la limpieza necesaria y el reforzamiento de los techos, de manera que puedan soportar las lluvias y vientos fuertes, asegurando las tejas y láminas de zinc y los materiales que pueden ser arrastrados por la fuerza de los vientos.
  • Realizar mantenimiento preventivo de acueductos veredales y los sistemas de recolección de aguas lluvias y alcantarillados.
  • Reforzar con las comunidades los Sistemas de Alerta Temprana, (SAT).

A la comunidad se recomienda mantener medidas preventivas como la limpieza de bajantes y canoas, disposición adecuada de residuos y tener a la mano los contactos de los organismos de socorro.

Así mismo, mantener fortalecidos los Sistemas de Alerta Temprana, cadenas de llamadas, rutas de evacuación, puntos de encuentro, mantenimientos de los equipos de comunicación y alarma. Si vive cerca de ríos y quebradas estar atentos a cualquier cambio que se presente y avisar a las autoridades.

Deja un comentario