sábado, mayo 18, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

CERO Y VAN…

Los empleados municipales vinculados o contratistas no han tenido un buen tiempo en el gobierno del independiente Quintero, parece ser que sus empleados no son prioridad del burgomaestre en ninguno de los escenarios.

En los corredores del Palacio Municipal (porque definitivamente se creen reyes, aunque la verdad Daniel, “el travieso”, parece ser una persona sencilla que busca camuflarse entre los de a pie.

No hace mucho disfrutaba con mi compañera de un helado en el CREPS & WAFFLES, de la Avenida Nutibara, al llegar encontramos más vigilancia que de costumbre, estaban los inconfundibles escoltas de los chalecos con sus vistosos carnés expuestos que hacían pensar que alguien público iba a arribar, se movían de aquí para allá, con sus radios y sus mensajes enredados, de pronto, las nubes se abrieron y apareció él, con su familia: niñas, esposa, supongo suegra y la niñera, se comieron un helado como nosotros, a tal punto su intento de confundirse con los mortales que de manera populista, dirán los católicos caritativa, se dirigió billete en mano a una joven que cantando hacía frente a la pospandemia, la felicitó, entregó su billete, no alcancé a ver la denominación, con la mano en el corazón le agradeció y volvió a la mesa. Encantador). Pero digo que en los corredores del edificio municipal se rumora, que para Quintero y sus cercanos, los empleados son sus enemigos, por lo menos no son personas de fiar.

El asunto ha llegado a proporciones mayores, el INDER tiene en vilo a más de 1200 formadores desde el 19 de junio, y el escándalo ha mostrado cosas vergonzosas como la denuncia hecha mediante mensaje de voz de una extrabajadora de esa entidad que dice, ella, le exigieron un listado con un número determinado de votantes.

En la Secretaría de Educación el trato a los contratistas no es menos malo, el pasado 10 de agosto se terminó el contrato a los docentes de apoyo de -Ias- Instituciones Educativa oficiales, a la fecha no les han cancelado el contrato finalizado y menos les han dicho cuando se los renovarán.

Ahí no termina la cosa, poco menos de 600 empleados del Municipio de Medellín, docentes vinculados directamente a la Alcaldía, vieron como su salario se retrasó por segunda vez en lo corrido del año, cosa que nunca antes en la vida de estos empleados se había visto.

Frente a los reclamos de los docentes territoriales la Secretaría de Educación atinó a decir que el problema era de recursos, por unos ajustes hechos desde el Ministerio de Educación, olvidando el funcionario cuestionado que este tipo de maestros es pagado con recursos propios, pero como si esto no fuera ya bastante, terminó diciendo que se repetiría.

Deplorable un gobierno que busque con el recorte del empleo o pauperice la condición de sus empleados para intentar paliar la crisis fiscal, y deja mucho más que desear de sus administradores si además de aporrear a los trabajadores el recorte se hace por el lado social y por la educación.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.