TRANCADOS A 50

TRANCADOS A 50

Hace poco más de un año la Secretaría de Movilidad de Medellín planteó como alternativa para reducir la accidentalidad en la autopista Norte la disminución de la velocidad de los vehículos a 50 kilómetros por hora.

La accidentalidad tuvo una reducción mínima, eso sí, lo que casi se estancó por completo fue la velocidad no sólo en esta autopista, sino y más en el corredor vial que comunica el Valle de Aburrá en su totalidad: la avenida Regional, que asumió gran parte de la carga vehicular que se desplazó de la Norte.

Hoy vuelve a imponerse una medida del mismo tiempo en el corredor vial Avenida 80: velocidad máxima permitida 50 Km por hora, en esta vía tienen más presentación una medida de este tipo, pues atraviesa por zonas residenciales de alta carga de peatones, sin embargo, se prevé monumentales trancones.

El tráfico de la ciudad es un absoluto caos, el control brilla por su ausencia: semáforos en mal estado, proliferación exagerada de transporte informal tanto brindado por plataformas, como por el ofrecido por los tradicionales “chiveros”.

El mototaxismo ha aumentado significativamente sin observar las más mínimas normas de seguridad y con la imprudencia que todos sabemos cometen de manera constante algunos motociclistas.

En los barrios del norte y centro, tanto del occidente como del oriente, las calles se han convertido en parqueaderos a tal punto que los buseros han entrado a quejarse porque “ya no hay por donde andar”, esto cuñado por el riesgo que corren los conductores del servicio público al momento de dañar un vehículo parqueado en la vía.

El pico y placa impuesto por la administración ha mejorado la velocidad, sin embargo, no es suficiente, a tal punto que en la ciudadanía se escucha la petición de que se extienda a dos dígitos por día e incluya los sábados.

Las medidas tomadas por la Secretaría de Movilidad son insuficientes y en poco o nada ayudan a organizar el ya caótico tráfico de la ciudad, se muestra particularmente un absoluto desconocimiento de ella y de su dinámica vial.

Deja un comentario