VIEJA ESPURIA

VIEJA ESPURIA

Este martes el Concejo de Medellín, bajo la batuta del presidente Lucas Cañas, inició el primer periodo ordinario de sesiones del año, cargado de intriga por causa de las elecciones para Congreso y Presidencia de la República.

En la primera plenaria del mes de marzo después de que alcalde encargado Esteban “El Gago” Restrepo diera por instalado las sesiones se procedió a adelantar el trámite de renuncia del anterior secretario general de la corporación, Jorge Restrepo, quien renunció de manera irrevocable al cargo.

Sobre esas circunstancias, el conservador Lucas Cañas expuso los argumentos jurídicos basados en el reglamento orgánico del Concejo para proponer ante la corporación el nombramiento como secretaria general ad hoc de la concejala María Paulina Aguinaga, integrante de Centro Democrático, colectivo que metafóricamente, la quiere ver muerta como política, según ellos, por haber traicionado, junto tres cabildantes más, el partido y el ideario de su jefe Álvaro al irse a mangualar con el “pinturismo”, movimiento del alcalde Quintero.

Inmediatamente el concejal Julio Enrique “El Revocador” González Villa, calificó de “espuria” la designación de María Paulina Aguinaga como secretaria por no haber querido tramitar una proposición verbal con la que pretendía continuar con el berenjenal concerniente a la designación del Contralor de Medellín. Hasta misa dijo el señor…

Frente a tanta ignominia, el verde cabildante Jaime Roberto Cuartas, bastante, pero bastante allegado a la nueva secretaria ad hoc del Concejo, solicitó a la presidencia analizar el lenguaje inapropiado del concejal González.

Por supuesto, Aguinaga, en su nuevo rol de “gerente” del concejo de la ciudad, salió al paso sobre los calificativos de “El Revocador” con el fin de exigir respeto no sólo por ella, sino también por el resto de los compañeros de curul.

Finalmente, el concejal Julio Enrique “El Revocador” González Villa, hizo varias claridades.

Sesión completa

Deja un comentario