COHERENTE

COHERENTE

Con vallas publicadas en diferentes sectores de la ciudad, el alcalde Quintero, parece ha encaminado su ruta de manera coherente con lo que había ofrecido en campaña.

Después del “garrote” que ha sufrido por mostrarse demasiado “tibio” para unos, “izquierdoso” para otros y hasta “derechoso” para otro tanto, Daniel Quintero lanzó una campaña con la que invita a no olvidar para evitar repetir.

“Operación Orión no +”, “6.402 falsos positivos no +”, son un llamado a una sociedad que se ha caracterizado por apoyar la violencia venga de donde viniere, incluso, y, sobre todo, si es el Estado el que, olvidando su compromiso constitucional, recurre a la misma delincuencia o actos delincuenciales para restablecer el orden.

Con esto Quintero toma distancia del sector al que dijo oponerse, y en clara alusión al sector guerrerista de Medellín y el país, plantea errores, que más que eso, nos tienen como una de las sociedades más débiles de América Latina.

Mantener en la memoria de los que hemos sido testigos, algunos de primera mano, otros como simple espectadores, o contarles a las nuevas generaciones los atroces actos con que se ha obligado la presencia del Estado en algunas comunidades es lo mínimo que se podría esperar de un mandatario que por lo menos desde su papel de actor político, recurre a la autocrítica así sobre él no recaiga la responsabilidad.

El primer paso para construir sociedad es reconocer nuestros errores como tal, la ruta se complementaría con el perdón y la reparación de los agraviados, sin embargo, vemos como seguimos pretendiendo cobijarnos la cabeza para no aceptar la podredumbre que como grupo social hemos construido y permitir o incluso patrocinar de manera mal intencionada, que se siga por la ruta de la desinstitucionalización (no es alusión al Sepulturero y menos al general Ajúa).

Quintero, el nuevo torero que ha capoteado hasta el momento con éxito los intentos de revocatoria de un amplio sector de la agresiva sociedad medellinita, que ha sembrado enemistades por todos el espectro del sector político, ha empezado a caminar por el sendero que lo llevó a la Alpujarra, esperemos que ya no sea demasiado tarde y que no se desvíe de su camino.

Deja un comentario