¿EL MOMENTO DE LAS GOTERAS?

¿EL MOMENTO DE LAS GOTERAS?

Colombia país de regiones, tema de clase de Ciencias Sociales de cuarto grado. Siempre nos han hablado de nuestra riqueza natural y cultural, por su diversidad y hasta hace muy poco tiempo, vastedad.

Políticamente Colombia también ha estado divida por regiones, zonas específicas donde los clanes se han enquistado y reproducido como tumores cancerígenos desde donde han gobernado durante toda la historia, con el consecuente abandono de las goteras que por múltiples factores no han hecho parte de ese canal geográfico en que habita el selecto grupo de familias “bien” que ostentan el poder derivado de un apellido, de las cuentas bancarias en el extranjero o de las armas.

Esa realidad se ha evidenciado mucho más ahora. A partir de 2015 con la visibilización que tomaran las negociaciones de La Habana que dieran como resultado los acuerdos firmados en 2016 entre gobierno y guerrilla de las FARC, sobre la agenda pública se puso el abandono estatal al que habían sido sometidas las regiones periféricas del país y la imperiosa necesidad de que en ellas se generaran cambios reales en lo que debería ser la presencia plena del Estado, ausente durante siglos.

El plebiscito por la paz, la apuesta perdida por el expresidente Santos expresó a grito abierto los reclamos de los habitantes de la otra Colombia, de los que viven en las goteras del país, pidiendo un cambio. En la mayoría de las zonas donde la guerra se libraba se votó abrumadoramente el apoyo al acuerdo, pero de nuevo ese hemisferio donde habitan los de siempre se opuso a una inclusión real, a la consolidación de un verdadero país de regiones.

Hoy el problema vuelve y se asoma, las regiones olvidadas de Colombia son de nuevo el centro de la información por la violencia que siempre se ha vivido allí, que el acuerdo pretendió combatir y que la mala disposición del sepulturero (agradecimiento infinito), representante de esa Colombia que ha gobernado obstaculizó de manera efectiva (para ellos).

Las próximas elecciones presidenciales ponen de nuevo al descubierto ese límite, la presencia de Francia Márquez representante de los “nadies”, como ella misma se ha llamado, como fórmula vicepresidencial de Petro, ha hecho aflorar los odios intestinos que el país gobernante tiene contra los habitantes de las goteras de Colombia.

Los despiadados ataques contra la candidata a la vicepresidencia no hacen más que afianzar ese desprecio que una parte de los habitantes del país tienen hacia los que consideran menos. Posiciones tan discriminadoras como la de la cantante Marbelle o la de otra senadora en contra de Márquez, son sólo el asomo de ese odio sembrado por unos que ha raizado en un sector “bien” de la población colombiana.

Hoy, por merecimiento alcanzado a punta de arañazos y codazos, a punta de sufrimiento y supervivencia una representante de las goteras de Colombia entra a disrumpir el orden establecido y esto parece ser está generando ampolla en los de siempre.

La presencia de Márquez como fórmula vicepresidencial de Petro es la muestra del cambio que el país necesita, darle voz y representación real a los habitantes de las goteras de Colombia, ha llegado la hora de las goteras.

Deja un comentario