A PUERTA CERRADA

A PUERTA CERRADA

Algunos hechos que se vienen presentando al interior de Empresas Varias de Medellín, EMVARIAS, tienen inconformes a varios de los empleados de la empresa de aseo de la ciudad.

La inconformidad tiene que ver con los directivos de la empresa a quienes el nuevo gerente Carlos Fernando Borja les solicitó hace un par de días la renuncia bajo el pretexto de querer trabajar con personal de confianza.

De los once directivos que entregaron sus cartas sólo se aceptaron la renuncia de tres en los que se encuentran el jefe de Aseo, Alejandro Vásquez, cuota política del recién renunciado concejal de Medellín Simón Molina; del jefe de Disposición Final, Carlos Tamayo y de la jefe de Servicios Corporativos o Talento Humano, Diana Bedoya, estos dos últimos sin papá político que se sepa.

Lo claro en EMVARIAS es que Borja, una de las cuotas principales del concejal del Partido Verde Jaime Roberto Cuartas Ochoa, a quien le pagaron con ese cargo el apoyo al gobierno del alcalde Quintero, continuará contratando personal de la misma línea, con el fin de fortalecer los deseos del cabildante al que le sobran las ganas por ser alcalde de Medellín, tiene derecho.

Las cosas hay que hacerlas bien, pero parece que no. Varios empleados de EMVARIAS ha manifestado que al nuevo gerente se le ha ido la mano en algunos nombramientos que tienen bastante incómodos a los jefes “plumas blancas” que se encuentran en la casa matriz ubicada en el Edificio Inteligente.

Borja nombró como jefe de Mantenimiento Vehicular a Julián Estrada, esposo de la actual secretaria de Infraestructura de Medellín Natalia Urrego Arias, ambos cuotas políticas de su “cuñado” exalcalde de Itagüí, León Mario Bedoya quien perteneció al matiz “El Equipo de Antioquia” que lidera el actual y reelecto Senador de la República por el Partido Conservador, Carlos Andrés Trujillo. Natalia es hermana de Lina María Urrego, esposa de Bedoya.

Lo otro que podría aguarle la fiesta al gerente es el nombramiento del Jefe de Área de Gestión Operativa, Víctor García, cariñosamente apodado “El Camionero”.

García trabajaba en la Secretaría de Infraestructura y gracias a su amistad con Borja logró llegar a la empresa de aseo, inclusive, con la suficiente influencia para decidir, recomendar y hasta gerenciar directrices importantes para la empresa.

Todo en EMVARIAS son comentarios van, comentarios vienen al punto que se ya se conocen cuestionamientos debido a que, al parecer, tanto Borja como García su amiguis, se han dedicado a la selección segmentada y exhaustiva de personal de trabajo para la empresa, por lo general, muchachas bien paradas y de buen gusto.

Eso por qué, para qué, a quién le dicen “la primera dama”, son algunas de las preguntas que le hacen al gerente Carlos Borja, que desde que llegó, lo primero que hizo fue ordenar que le polarizaran las paredes de vidrio de su oficina, un lugar que fue de puertas abiertas para evitar revelar lo que sucede en su interior, dicen los que tienen la imaginación más torcida…

Lea: RENUNCIAS PRÓXIMAS

3 thoughts on “A PUERTA CERRADA

Deja un comentario