martes, junio 25, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

¿TE SAL-PIQUE?

Bizarrap es uno de los productores más solicitados de la actualidad. Su última colaboración con el cantante español Quevedo, fue uno de los grandes éxitos de 2022.

Lea: GUSTAVO BOLÍVAR, EL REY DEL PORNO

Tras conocerse la ruptura entre el exfutbolista y la cantante colombiana, Shakira lanzó dos sencillos en el 2022: «Te felicito» con Rauw Alejandro y «Monotonía», en colaboración con Ozuna.

Las versiones en los últimos meses se referían a una posible colaboración entre Shakira y el productor argentino Bizarrap que culminó con el lanzamiento de: «PERDÓN SI TE SAL-PIQUE».

Más de 30 millones de visualizaciones en YouTube e innumerables reacciones en redes sociales han convertido ahora en viral la esperada colaboración, una canción llena de garrote y sablazos contra su expareja Gerard Piqué.

Bajo el título «BZRP MUSIC SESSION #53», Shakira empezó la andanada de garrote como:

  • «Tanto que te las dabas de campeón y cuando te necesitaba diste tu peor versión».
  • «Entendí que no es culpa mía que te critiquen, yo sólo hago música, perdón que te sal-pique».
  • «Esto es pa’ que te mortifique, mastica y traga, tragues y mastiques».
  • «Contigo ya no regreso, ni que me llores ni me supliques, me dejaste de vecina a la suegra, con la prensa en la puerta y la deuda en Hacienda».
  • «Descanse en paz Gerard Piqué».
  • «Tiene nombre de buena persona, clara-mente no es como suena».

Bizarrap, a sus 24 años, es uno de los productores más solicitados de la actualidad. Su última colaboración con el cantante español Quevedo, «BZRP Music Session #52», fue uno de los grandes éxitos de 2022 y ha hecho canciones con artistas latinoamericanos como Nathy Peluso y Nicky Jam, entre otros.

Fuente: EFE

Lea: IRREGULARIDADES EN “VALLE DEL SOFTWARE”

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.