GUSTAVO BOLÍVAR, EL REY DEL PORNO

GUSTAVO BOLÍVAR, EL REY DEL PORNO

Que no venga este mago pseudorrevolucionario a tramarnos con el cuento de que está denunciando algo, cuando su conducta demuestra todo lo contrario.

Lea: IRREGULARIDADES EN “VALLE DEL SOFTWARE”

Es tan alta la dosis de violencia sexista que desplegó el senador Gustavo Bolívar en su entrevista de ‘Semana’ que logró transfigurar la que comenzó siendo una entrevista política en un pasquín de lanzamiento promocional de su próxima pornonovela.

En el fondo, no hay mucho de qué extrañarse. Este personaje, que terminó siendo la cabeza de la lista al Senado del partido de gobierno y el dirigente de Petro más cercano a sus entrañas, nunca ha podido exhibir otros pergaminos morales o intelectuales diferentes a ser el máximo dirigente de las primeras líneas y el más destacado guionista de las narconovelas en Colombia. No obstante, sus antecedentes, el senador Bolívar logró sorprender con una nueva faceta que no le conocíamos: la del machista y misógino más destacado del Pacto Histórico.

El senador Bolívar saca como de un cubilete la denuncia de que en el Congreso hay explotación sexual –lo del cubilete no era para menos, después de haberse disfrazado de mago para la carátula de la revista–.

Que no venga este mago pseudorrevolucionario a tramarnos con el cuento de que está denunciando algo, cuando su conducta demuestra todo lo contrario: lo que queda claro es que el senador no es denunciante sino testigo mudo de la violencia sexista que padecen las mujeres explotadas de quienes terminó siendo su cobarde confidente.

¿Cómo así, senador Bolívar, que viene usted a contarle al país que hay explotación sexual de mujeres en el Congreso, al que perteneció durante cinco años, tan solo el día después de haber renunciado prematuramente?

¿Cómo así, senador Bolívar, que viene usted a contarle esos delitos a una periodista y no a un fiscal de la República?

¿Cómo así que usted conoce los nombres de los seis senadores y funcionarios que explotan sexualmente a las mujeres del Congreso, pero se reserva los nombres para sacarlos cuando le resulte oportuno al plan comercial del negocio de sus pornonovelas?

¿Cómo así que no le alcanzó el poder para denunciar y sacar a los explotadores sexuales del Congreso, pero sí le alcanzó para sacar de la Policía a los generales y a los coroneles que enfrentaron a sus primeras líneas?

¿Cómo así, senador Bolívar, que usted se resignó, junto con las mujeres explotadas sexualmente, a que siguieran sufriendo las humillaciones porque dizque ellas podrían perder el puesto? ¿Acaso usted no podía conseguirles otro trabajo en el gobierno del cambio ¿No podía, por ejemplo, conseguirles un puesto en el nuevo Ministerio de la Igualdad, que su gobierno acaba de crear dizque para que las mujeres no sigan siendo explotadas?

Senador Bolívar, no se equivoque. No crea que puede engañar al país como si estuviera encerrado urdiendo la trama de otra narconovela. Lo que usted acaba de hacer es utilizar la violencia sexista que sufren las mujeres para promocionar la nueva serie que acaba de contratar. Si no fuera así, usted se hubiera quedado en el Senado cumpliendo con su deber de denunciar esa barbaridad antes que salir a renunciar para ganarse los millones que quiera escribiendo esas cosas que escribe.

La verdad verdadera es que a usted no le importa el dolor de esas mujeres ultrajadas por los hombres que usted sigue protegiendo con su silencio. ¿O acaso no se ha dado cuenta de que mientras usted sigue callando esas mujeres siguen siendo abusadas?

Es impresionante la misoginia del senador. Basta mirar el tratamiento desproporcionado que tuvo en la entrevista hacia la senadora María José Pizarro. Dice que la única imperdonable es María José, sin tener la mínima decencia de aclarar por qué. Cómo así que el senador que defiende a los vándalos de las primeras líneas, que pide clemencia por el pobre senador Flórez, que defiende la elasticidad moral que requirió conformar la coalición mayoritaria del Congreso, de la que él es protagonista, venga a decirnos ahora que la senadora Pizarro es peor. Eso no se lo cree nadie. Lo único que demuestra es que la odia por ser mujer.

Senador Bolívar: en razón de mi dignidad de mujer, no cuente conmigo entre los futuros espectadores de su próxima pornonovela.

Atentamente: Viviane Morales Hoyos
El Tiempo, martes 10 de enero 2023

Lea: “El PUTAS EN EL CONGRESO”: BOLÍVAR

 2,434 total views,  16 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *