martes, abril 23, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

DALE DELETE

No se equivocó Don Quijote de la Mancha y mucho menos el Manco de Lepanto Don Miguel de Cervantes Saavedra quien escribió: (…) ¡¡¡ Ladran los perros ¡!!… Señal de que avanzamos Sancho, respondió el Ilustre Hidalgo.
Me cayó como una pedrada en el ojo, la solicitud de un colega de vieja data con experiencia en periodismo radial, quien me solicitó muy respetuosamente que retirara su cuenta de correo electrónico de la base de datos de PUNTO DE VISTA. Que alguna viejita uribista o goda, o alguna monja o cura, me lo solicite, vaya y venga. Cualquier persona puede escuchar, leer y ver en lo que a medios de información se refiere lo que le venga en gana. Ese es su derecho.
Pero de ahí, a que un periodista lo solicite, me deja muchas cosas que pensar. Que critique los textos, que me miente la madre, que le parezcan malos o que argumente equivocaciones es completamente soportable y normal. Que pida la baja así no más, pase de agache e indiferente es simplemente vergonzoso y descalificador, si se tiene en cuenta que ese es nuestro trabajo, la generación de opinión y análisis para los que nos leen y nos escuchan tomen o no sus propias decisiones.
No espero elogios pero si comentarios de periodistas. Sin embargo, en nuestro gremio envidioso, falto de re-conocimiento del otro (no hablo de exaltación) y de competencia desleal, eso es imposible.
A la tumba me llevaré el nombre del periodista que respeto hasta hoy, y reconozco hasta hoy su trayectoria que me merece el mayor respeto, hasta hoy. No puedo negar que el reproche disimulado y sutil de mi colega generó graves problemas de micción, descontroles de esfínter y un gran nudo en la garganta.
Aprovecho esta oportunidad para recordarles a los decanos del periodismo político en mi ciudad, a quienes respeto y les he aprendido, que ustedes no tienen la última palabra. Ustedes también tienen sus pecadillos. Aprovecho la oportunidad para recordarles no a todos, el cambio generacional que se está presentando en el medio.
Es la hora y el momento de una generación de periodistas, que no necesitamos acomodarnos al mandatario de turno o cambiar de PUNTO DE VISTA para ganar siempre con una posición. Es preferible instalar un puesto de venta de aguacates en alguna calle de la ciudad, vender mango biche, hacer mandados o comprar un vestido de payaso con megáfono para anunciar rebajas y promociones, antes que acomodarse por ejemplo, con todos los candidatos a la Alcaldía de Medellín para ganar o ganar el 28 de octubre. Es preferible hablar y sostener la inalcanzable “coherencia” y no pecar por omisión con el fin de quedar bien con todos. Pecar por omisión, es una práctica muy bien utilizada por todos, especialmente por la mayoría de los políticos y de los periodistas que los secundan. Pecar por omisión es lo mismo que hacerse el guevón para dejar que las cosas pasen y así comer de todos los platos.
La realidad nos muestra que vienen en camino buenos periodistas, no necesariamente de esos que se gradúan en San Andresito o que su mayor esfuerzo es pasar caminando la Calle San Juan, para comprar la grabadora en el Hueco, o de aquellos que los graduó la Corte Constitucional bajo la bendición del derecho a la información o que cualquiera puede informar.
Existen periodistas jóvenes que estamos haciendo periodismo político en nuestra ciudad. Reconozco que a nuestros antecesores algunos egresados de la Corte les hemos aprendido. Ellos los decanos nos dieron la oportunidad de aprenderles. Pero llegó el momento y aseguro que cada día con paso lento y muy firme estamos ganando espacio. Hay un cambio generacional tan interesante que hasta los políticos también se están renovando. Los que no se están muriendo se están quemando.
No puedo obligar a nadie, a que me lea, ni más faltaba. A la oferta de medios de información que existe en el mercado, en la cual se encuentra programas de radio, televisión, revistas, periódicos comunitarios, locales, regionales y nacionales de todos los sabores, hay que sumarle la internet, inundada de páginas como PUNTO DE VISTA.

Por la solicitud de mi colega debo sugerir como proceder ante mis imprudencias virtuales a aquellos que todavía no están totalmente familiarizados con el lenguaje cibernético.


INSTRUCCIONES PARA BORRAR
INFORMACIÓN NO DESEADA DE SU PC

Es muy fácil. Cuando se recibe o se encuentra información en internet que no coincide con el criterio de quien los lee, y además es calificada de mala, burda, pornográfica, redundante, exagerada o incoherente también se puede cancelar.
Existe esta opción, como en el TV se cambia de canal, en la radio de dial o en prensa escrita de empresa editorial. En internet simplemente se oprime la tecla Delete o suprimir.
Desde el PC, se tiene la posibilidad de cancelar en menos de un segundo con un solo clic, la información que no interesa. Eso sí, hay que conocer muy bien la máquina. Se pierde más tiempo solicitando la baja de una cuenta de correo, que dando clic en la EQUIS: (Ver grafica X), ubicada en la parte superior derecha de la pantalla o monitor.
Si eres diestro, el complejo procedimiento tiene cuatro pasos que con el ensayo, mucha dedicación y paso del tiempo se logrará hacer de manera mecánica:
Pasos
1) Debes tomar con tu mano el mouse.
2) De acuerdo con la ubicación del cursor en la pantalla, se desliza suavemente hacia la parte superior derecha, donde encontrarás la fatal equis.
3) Una vez en la equis debes presionar con el dedo índice el botón izquierdo del ratón.
4) Puedes pasar al siguiente correo.
Hay que aclarar que para obtener buenos resultados en el procedimiento hay que practicar varias veces al día.
Diccionario
Cursor: partícula minúscula o diminuta rayita que titila y que a veces se pierde en el monitor o pantalla, ese es. Para los que apenas comienzan.
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.