domingo, julio 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 143

Para leer en contexto las próximas cápsulas, tenga en cuenta que “Optimus Prime”, fue electo Gobernador de Antioquia con la votación más alta de la historia electorera del departamento en octubre de 2011. Es un personaje de ficción, protagonista y líder de los matriculados por conveniencia partidista y personal en el Partido Verde, denominados los Transformers de la Trilogía de Unicron que encanta a niños, jóvenes y adultos.
“Optimus Prime”, es un icono sin igual entre todas las generaciones, es el valeroso líder de los heroicos Autobots, que tiene como única misión salvar en los próximos cuatro años a Antioquia de los ladrones, burócratas y “corruptos”. Tras su fama, apoyado por sus grandes inversiones en medios de comunicación con dineros públicos, que para él son sagrados, se ha convertido en la marca más importante del país que describe la “limpieza” y pulcritud en la política, así sus prácticas clandestinas demuestren todo lo contrario. Es encantador, no usa correa y está seguro que se las sabe todas.
Sus amigos se destacan por ser fanáticos seguidores del poder y en especial de los recursos económicos del Estado, que gastan con desparpajo, pero hacen creer al ciudadano promedio que van por el camino correcto. Entre su nómica, se encuentran las empresas que conforman el Grupo Empresarial Antioqueño, el periódico EL Colombiano y los grandes burócratas de cuello blanco entre otros presuntos delincuentes más que aparentan todo lo contrario.
Preocupantes son los hallazgos por presuntas irregularidades que encontró la comisión de empalme del actual “Transformers” Gobernador, Sergio Fajardo, en la Empresa de Vivienda de Antioquia, VIVA.
De acuerdo con el informe de dicha comisión, VIVA, en vez de dedicarse a construir viviendas, invirtió sus esfuerzos en cofinanciar la mayor parte de los proyectos con la mayoría de los municipios del departamento, que por falta de gestión, se enredaron y se quedaron sin terminar.
El berenjenal es de mayúsculas proporciones, tanto así, que desde el despacho del mismísimo “Optimus Prime”, se ordenó trasladar y radicar las supuestas irregularidades cometidas por el despacho de Jorge León Sánchez, ex titular de VIVA, en la Contraloría General de Antioquia.
Como guerra avisada no mata soldado, los mandos medios del ex gobernador Luis Alfredo Ramos, ordenaron rodear a Sánchez Mesa para intentar en lo posible limpiar las posibles irregularidades, que se empezarán a destapar en pocos meses.
Como se esperaba el militante del Partido Conservador Carlos Mario Montoya Serna fue designado como nuevo director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.
Montoya Serna, es fundamentalista seguidor de la línea de trabajo de los ultraconservadores Fabio Valencia Cossio y Juan Gómez Martínez. Carlos Mario es médico cirujano de profesión, y se ha desempeñado en varios cargos públicos en el departamento, empresario privado y docente universitario.
Con esta nueva designación, el Alcalde Aníbal Gaviria, bien paga los esfuerzos de la tropa conservadora disidente que decidieron apoyarlo. La posesión del nuevo director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá Carlos Mario Montoya Serna, será el 23 de enero.
Más de 300 empleados entre contratistas y funcionarios de libre nombramiento y remoción, han salido en los últimos días de la Gobernación de Antioquia, para ratificar que cada nuevo torero trabaja con su cuadrilla, demostrando una vez más una práctica política ortodoxa que se ha implementado en el sector público por los siglos de los siglos…
En la Contraloría General de Antioquia, por ejemplo, hay expectativa entre sus empleados. La nueva jefa de control fiscal, esperará el pago de las primas y mesadas de enero, porque se augura que a partir del próximo mes salgan despedidos un número considerable de nuevos desempleados.
Como era de esperarse, casi la totalidad de empleados de Teleantioquia será cambiada. Nos consta que a Fajardo le encanta inflar sus ejecutorias a través de los medios de comunicación y necesita personal de confianza, que pueda tragar sin digerir todo su cuento, así como lo hizo en TeleMedellín, que casi nos enloquece. En “TeleArepa”, hará lo mismo, no se escapará de la reinvención de los “Transformers”.
Del canal regional de televisión salieron a temperar, mi amigo Víctor Vargas, quien se desempeñaba como director de noticias; las presentadoras Katherine Granados, quien demostró profesionalismo y empuje y Marcela Baena. Igualmente, salieron los periodistas Cristian Cartagena, Juan Gonzalo Benítez y el presentador embalsamado de deportes.
La Procuraduría General de la Nación continúa analizando la investigación en contra del exalcalde, “Lonso” Salazar acusado por participación en política, durante las pasadas elecciones de octubre.
Al parecer, el fallo de la Procuraduría será en contra de Salazar, situación que hizo que cambiara de abogado, nombrando a Alfonso Cadavid, quien solicitó el aplazamiento de la audiencia pública para el 30 de enero, con el fin de presentar cargos y descargos.
Se especula en Bogotá (CM&) que, si a Salazar la Procuraduría lo halla culpable de intervención en política y lo sanciona, se abriría la puerta para la siguiente demanda contra el mismo Salazar por constreñimiento al elector, es decir, presión indebida sobre los ciudadanos para votar en contra de un candidato y a favor de otro.
Si ese proceso, que seguramente vendrá si se produce el fallo de la Procuraduría, y se falla a favor de los demandantes, el alcalde actual, Aníbal Gaviria, podría perder el cargo. Se abriría entonces una de dos opciones, o se realizan nuevas elecciones o se anula su elección y sube el segundo en las elecciones pasadas, que fue el candidato por Firmes.
Hay preocupación entre varios de los Concejales de Medellín, debido a que la corporación no tiene los suficientes abogados para asumir el reto de atender y asesorar las Comisiones Accidentales que los mismos cabildantes proponen constituir, con el fin de conocer y solucionar los problemas de la comunidad.
Pedagogía: los concejos municipales legitiman su trabajo a través de las comisiones y análisis de proyectos de acuerdo, propuestos por los mismos corporados o por el poder ejecutivo. Tres comisiones permanentes hacen parte de la estructura del Concejo de Medellín.
La Comisión Primera o Comisión de Plan de Bienes, que se encargada de analizar los planes y programas de desarrollo económico y social y de obras públicas, el plan de investigaciones, el estatuto de valorización, la reglamentación de los usos del suelo y emite conceptos sobre la ejecución de obras y/o programas que no estén incluidos en el plan operativo anual de inversiones.
La Comisión Segunda o de Presupuesto o Asuntos Fiscales, que se encarga de estudiar en primer debate el proyecto de acuerdo relacionado con el Presupuesto Municipal e instrumentos para la elaboración y vigilancia del mismo. Además, se encarga de los aspectos tributarios como impuestos, tasas y contribuciones.
La Comisión Tercera o de Asuntos Generales, que se encargada de estudiar proyectos de acuerdo relacionados con educación, cultura, salud, seguridad, bienestar social, vivienda, transporte, tránsito, recreación, deportes, acciones comunales, juntas administradoras locales y todo lo referente a la administración municipal. Hacen parte de cada una de las comisiones permanentes, siete concejales, dos abogados y una secretaria.
Las Comisiones Accidentales son aquellas propuestas por uno o varios concejales y se crean por votación en plenaria, con el fin de analizar un problema determinado en la ciudad que compromete a una comunidad específica.
El asunto que se está analizando, es que en menos de un mes de trabajo del nuevo concejo hay más de 60 comisiones accidentales propuestas y no hay tanto personal para asumir el volumen que ese trabajo representa, especialmente cuando se requiere la presencia de funcionarios profesionales y técnicos, tanto del Concejo como de la Administración Municipal, además de la participación activa de la comunidad.
Existen concejales que en actualidad lideran y tienen propuestas la creación de 25 Comisiones Accidentales para manejar temas puntuales, como por ejemplo: “Búsqueda de soluciones a los problemas ocasionados por el invierno”, o, “Estúdiese posibilidad de extirpar el cerebro a tanto lagarto en La Alpujarra”.
A la nueva Mesa Directiva del Concejo liderada por Bernardo Alejandro Guerra, como a la misma Alcaldía que preside Aníbal Gaviria, les tocará buscar una estrategia para priorizar temas y optimizar el tiempo y el escaso personal.
Como anunciamos, este año haremos un esfuerzo enorme por empaparnos de las actividades de la Asamblea Departamental de Antioquia, ahora, que fue electo mi nuevo mejor Gobernador, Sergio Fajardo.
Pero no hay con quien. La mera entrada de la Asamblea desmotiva a cualquier burócrata, lagarto o periodista. Desde la puerta principal sale un frio descomunal como si se estuviera en la entrada del sarcófago de “Tutankamón”, “Tutanmamón” o “Fajarkamón”. Eso sin contar la poca iluminación y el perro Rottweiler que te mira fijamente, que donde mande el zarpazo te deja sin pelotas. El recinto es nefasto. ¿Quién tendría la brillante idea de recubrir con láminas de cobre el gran ventanal de la plenaria de la Duma Departamental? Pero bueno, al fin y al cabo es puro ornamento.
Las sesiones son citadas para las 9:00 de la mañana, solamente tres días en la semana. Un diputado se gana un poco más de $11’000.000 (once millones de pesos) mensuales, y tienen su respectiva seguridad social, a diferencia de los concejales de Medellín que sólo adquieren un “porcentajillo” sobre la base del salario del Alcalde por sesión asistida, es decir, si no van, no les pagan.
Citan a las 9:00 de la mañana, y estos irresponsables padres de la patria departamental llegan 40 y hasta 60 minutos después, chabacanos, ramplones, sin ninguna clase de vergüenza, como si nada hubiese pasado. Haremos un esfuerzo enorme por empaparnos de las actividades de la Asamblea de Antioquia, ahora, que fue electo mi nuevo mejor gobernador, Sergio Fajardo, pero estoy seguro, más de una vez se me subirá el azúcar…
Hasta misa se dijeron públicamente los concejales Álvaro Múnera y Jesús Aníbal Echeverri por causa de una loable, pertinente, y justa causa como es la defensa de los animales, especialmente, cuando está por iniciarse una versión más del espectáculo más ridículo y dantesco de la ciudad, La Feria de Toros de la Macarena.
Resulta que Álvaro Múnera, alias “El Pilarico”, quien en el pasado se desempeñara como torero, redactó una carta que pretendía hacer firmar de todos los concejales para felicitar al Gobernador de Antioquia por haber quitado el patrocinio de la Fábrica de Licores a dicha carnicería, que cada año disfrutan muy pocos medellinenses.
La discusión se presentó, debido a que varios cabildantes simpatizantes de dicha crueldad, no firmaron la carta, y al parecer, fueron señalados por los integrantes de los defensores de animales, aspecto que generó incomodidad, o que le pregunten a Nicolás Duque, que casi se infarta…
Por: Adolfo León Ospina Mejía
De antemano debo plantear, en contra incluso de lo que piensa el dueño del aviso, director, editor, periodista y diagramador de este blog, que soy un convencido de las bondades del servicio público de transporte como alternativa de movilidad para las ciudades y de lo beneficioso que puede traer para el medio ambiente. Me declaro entonces seguidor del Metroplus, y como tal y aprovechando la soledad de la ciudad en la última semana del año anterior decidí darme un “Paseíto” en él.
El Metroplus, que en su forma original estaba planteado como un alimentador del Metro, perdió su esencia al transitar por una vía paralela al viaducto, con tal desatino que una estación fundamental para los propósitos originales, la de industriales no fue construida, por lo que los articulados son innecesarios para los habitantes del barrio Belén, quienes al dirigirse al centro de la ciudad o al sector del sur del Valle de Aburrá, no requieren este servicio. Es tan notoria la improvisación en el trazado de la ruta que la única estación que cumple con su objetivo inicial es la Estación Hospital, en la que los habitantes del nororiente de la ciudad pueden acceder a todos los componentes del sistema sin abandonarlo.
Una segunda dificultad del Metroplus, radica en el diseño de las estaciones, en las que, ojalá no por soberbia paisa, no se tuvo en cuenta la experiencia del Trasmilenio, en el que se ha presentado gran cantidad de accidentes mortales al intentar, los usuarios, ingresar sin pagar el costo.
Por último, no nos queda más que esperar que con la activación total de la ciudad, desde el 16 de enero, el sistema no colapse por transitabilidad, otro gran ejemplo de la improvisación de la ruta, que está completamente saturada de semáforos que hacen el trayecto lentísimo y, eso sí, que aparezcan los responsables de haber planeado una estación que es infuncional por problemas técnicos como la Estación Cementerio.
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.