sábado, julio 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 144

No había visto a un Concejal de Medellín ofrecer tanta papaya junta en bandeja de plata. Claro que lo de esta semana compite con las salidas en falso del irrepetible Santiago Vélez Truco hace como 10 años y el irremplazable Esteban “Palillo” Escobar. Al primero se le corrió la teja y regaló toneladas de rosas en una celebración del día de la mujer entre un maletín de Bugs Bunny, y el segundo no hizo nada.
Ninguna justificación tiene la equivocación del Vicepresidente Primero del Concejo de Medellín, Yefferson Miranda, quien se dejó manipular por el Presidente de UNE Telecomunicaciones David Escobar Arango, durante el debate que le hiciera esta semana a esta entidad el concejal y presidente de la corporación Bernardo Alejandro Guerra.
En el debate, Guerra Hoyos, demostró nuevamente los despilfarros económicos que desde la presidencia del hoy gerente del IDEA Horacio Vélez De Bedout, se vienen realizando en UNE Telecomunicaciones, entidad creada en la Alcaldía del “Transformers”, Sergio Fajardo.
Todo iba bien, Bernardo le daba con el balde al “mandadero” de Horacio, pero David Escobar acudió a la ayuda del inexperto Miranda quien presidía la sesión para que lo hiciera respetar. Todo estaba bueno, pero se puso mejor. Miranda, quien desconoce el Reglamento Interno del Concejo, pecó por ingenuo y novato autorizando al presidente de UNE y su comitiva para que se fueran del recinto. Cuando no se sabe, se pregunta y para eso a cada plenaria asisten abogados de la corporación listos a asesorar a cualquier confuso cabildante.
Miranda demostró su ingenuidad y su inexperiencia, pero no tiene la culpa de haber servido de “Bobo Útil” a la presidencia de UNE, aspecto que libró por el momento, a David Escobar del apretón de Bernardo Alejandro Guerra, pero que desafortunadamente augura grandes inconvenientes políticos.
Las repercusiones de la decisión del Vicepresidente Yefferson Miranda al permitir el escape del Presidente de UNE David Escobar, lavaperros de Horacio Vélez De Bedout, durante el debate en el Concejo son de mayúsculas proporciones.
Tal equivocación le tapó la boca a la bancada “transformista” del Partido Verde. Parecían unos niños en transición a quienes embolataron con un bom bom bum. Se silenciaron en Facebook y en twitter, no tenían argumentos para defender lo indefendible.
La equivocación de Miranda tiene de pelo parado a la Administración de Aníbal Gaviria, por la sencilla razón que David Escobar, el hijastro bobo de Fajardo, se posesionará como Director de Planeación en los próximos días. ¿Qué hará Escobar Arango, cuando se vea nuevamente con Bernardo Alejandro y Juan Felipe Campuzano en la Comisión Segunda, para analizar el Proyecto de Acuerdo del Plan de Desarrollo para los próximos cuatro años?
El cabildante Jesús Aníbal Echeverri, por ejemplo, quien está por fuera de la coalición oficial, solicitó la renuncia de Escobar y le recomendó que no acepte la Dirección de Planeación para que se ahorre problemas.
Nicolás Echeverri, concejal conservador que disfruta de la rica leche de la teta gubernamental, más peligroso que un chocolate crudo, así diga lo contrario, que el peligroso soy yo, argumentó lo mismo. Dijo que la situación de David Escobar será muy complicada cuando asuma la Dirección Planeación, cargo que por sus funciones tiene una permanente relación con los concejales de la ciudad.
David Escobar se llevó entre los cachos a Yefferson Miranda, el uno por avión y el otro por “nuevón”, pero esa es la vida, “la letra con sangre entra”…
Otro que les dio con la trapera a los altos funcionarios de UNE Telecomunicaciones fue el concejal opositor Juan Felipe Campuzano, les gritó a los “verdes”, que: “si los recursos públicos son sagrados, que comiencen por UNE”.
En el debate, Campuzano, reprochó el presunto despilfarro de recursos públicos a través de bonificaciones que suman 1’250.000 dólares.
El Presidente del Concejo de Medellín, Bernardo Alejandro Guerra, rechazó las declaraciones del Presidente de UNE Telecomunicaciones, David Escobar Arango, en las que afirma que en la citación del Concejo no tuvo sentido y que algunos corporados utilizan insultos por falta de argumentos.
Guerra manifestó que se revelaron pruebas de los hechos de corrupción en UNE que servirán de insumo para que la Personería, la Contraloría y la Fiscalía, adelanten la investigación respectiva.
Sobre el nuevo gerente del IDEA, Bernardo Alejandro sostuvo que “dejarle a Horacio Vélez la gerencia del IDEA, es como dejar a Garavito cuidando una guardería de Bienestar Familiar”.
Cada tres meses como buen bloguero y amante de la red, realizo una exhaustiva supervisión por los buscadores de internet, con el fin de verificar que páginas web y portales reproducen nuestro trabajo y/o quienes hacen comentarios sobre él. Hace un par de días me encontré esta perla que es imposible dejar pasar por alto.
Resulta que las directivas de la Asociación Sindical de la Personería de Medellín, Asopermed, andan incómodas por la publicación POR LA ESPALDA, del martes primero de noviembre, en la cual manifiesto que: “En un problema legal podrían verse implicadas varias personas, integrantes del Sindicato de la Personería de Medellín por un anónimo que pusieron a circular a través de correo electrónico”.
En el panfleto, escrito al mejor estilo de los sicarios a sueldo que tiran por la espalda, sindican a varios integrantes del Ministerio Público, por ser acreedores de los supuestos beneficios que otorga a dedo el Jefe de Jefes. Lo cierto, es que se iniciaron las investigaciones pertinentes por las falsas acusaciones, y si los anónimos denunciantes, varios de ellos totalmente identificados, no entregan las pruebas, podrían quedar muy enredados”. POR LA ESPALDA
Dicha publicación, generó que supuestamente me enviaran una carta con referencia: “SOLICITUD DE RECTIFICACIÓN EN CONDICIONES DE EQUIDAD”, firmada por la presidenta del sindicato Martha Cecilia Rodríguez Sánchez con fecha del 21 de noviembre del año anterior. LA CARTA
Igualmente a través de su página web el sindicato publicó:
“FALSAS ACUSACIONES, “Nuestra presidenta Martha Cecilia Rodríguez Sánchez, presentó una solicitud de Rectificación de Información en condiciones de equidad al Señor Rubén Benjumea director de la Revista Virtual «Punto de Vista» quien sin prueba alguna hizo afirmaciones contra algunos asociados de Asopermed acusándolos de ser los autores de escritos anónimos que circulan contra la gestión adelantada por el Señor Personero de Medellín, vulnerando así el derecho al Buen Nombre de nuestra organización. El siguiente es el texto de la solicitud”. WEB ASOPERMED
Con respecto al silencioso malestar de la Presidenta de Asopermed, Martha Cecilia Rodríguez Sánchez y su tropa, se debe puntualizar en varios aspectos.
Primero, a la cueva desde donde se produce puntodevistardb.com nunca ha llegado la carta, en la cual se solicita la respectiva rectificación. Eso deja mucho que pensar, o tienen rabo de paja y quieren pasar de agache y para no quedar muy mal con sus asociados publicaron un articulito timorato en su página web.
Segundo, las fuentes que tenemos en la Personería de Medellín, no son, ni el portero de una empresa privada de seguridad, ni el archivista que no sale de su guacal. Por el contrario, son de altísima confiabilidad y primera línea.
Tercero, tengo los nombres de los implicados en el envío de los correos electrónicos anónimos, el de la vieja que está siendo investigada y el del “mancito” también comprometido, que si es del caso o necesario, estaría dispuesto a revelarlos, porque son integrantes del sindicato.
Las prácticas entre buenos y malos políticos siguen siendo las mismas. Entre los pulcros y ortodoxos no existe diferencia a la hora de cobrar las cuotas de concusión a los burócratas de turno que disfrutarán de las mieles del poder los próximos cuatro años tanto en la Gobernación de Antioquia como en la Alcaldía de Medellín.
Lo anterior no es nuevo. Todos saben silenciosamente, que político que se respete exige un pequeño “porcentajillo” del contrato que ayuda a conseguir por hacer genuflexiones en el gobierno, y que se le otorga a su cuota burocrática, empleado o contratista, que, para conservar su trabajo, accede a entregar mensualmente la coima.
Lo nuevo, es que estamos a la espera de la lista de los nombres de algunos diputados de la Asamblea Departamental de Antioquia y Concejales de Medellín, que ya no exigen la coima mensual, sino que por el contrario, solicitan la cuantía en un sólo envión por la totalidad del contrato. Es más fácil y sin problemas para evitar la tarea dispendiosa de los desagradables “chepitos”.

Casi nos morimos de la risa mi mamá, los niños y yo, por la indignación del ex Gobernador de Antioquia Luis Alfredo Ramos por la masacre laboral que está cometiendo el nuevo mandatario seccional Sergio Fajardo en el departamento, quien ha cancelado más de 500 contratos a empleados y funcionarios de libre nombramiento y remoción. Dejen gobernar a “Checho” que está en su derecho. Un millón de votos lo legitiman para que pueda hacer lo que le dé la gana…
Tanto a los ramistas, como a los “Transformers”, les encanta la burocracia, base fundamental para constituir la pesada “maquinaria”, que trabaja como un relojito en temporada electoral.
Ramos tenía asesor del asesor, pero “Optimus Prime” también los necesita, a demás le encantan. No se puede olvidar que entre las dos administraciones de Fajarkamón y “Lonso” Salazar, los contratistas y funcionarios por prestación de servicios sobrepasaron los 30 mil. En UNE Telecomunicaciones, por ejemplo, hablan de contrataciones por encima de las 5 mil, tropa que pusieron a trabajar por el chamuscado candidato al Concejo Esteban “Palillo” Escobar, pero no les dio. Bienvenida la tropa fajardista porque el que gana es el que goza, y Luis Alfredo que se tenga de atrás, esto apenas comienza…

¿ASUNTO DE SEGURIDAD?

Por: Adolfo León Ospina mejía
Uno de los principales problemas de la ciudad, que para ninguno es invisible, es la movilidad. Medellín, la ciudad del metro, del metrocable y del reciente Metroplus, carece evidentemente de vías, de hecho, hace mucho tiempo que no se construye una vía que contribuya al desembotellamiento. A esto le sumamos el incremento notorio de automotores que transitan a diario por el reducido mapa vial medellinense.
Este panorama desolador se agrava para las personas que tiene que desplazarse al centro-occidente de la bella villa, hablo particularmente de los sectores de Calasanz y la floresta, quienes al reducido esquema de vías, le suman el “miedo” de los mandos de la cuarta brigada que en Pro de la seguridad, (qué esperanzas para los ciudadanos de a pie) cierran la vía 50 Avenida Colombia y su paralela, la calle 49b, según ellos, que tienen las armas y la inteligencia para la seguridad del país, por protección, lo que implica dar un sinnúmero de vueltas para poder acceder al sector mencionado, ir hasta la calle 49 o hasta la 44 que se encuentran bien saturadas. Esto que ya de por sí es escabroso para la movilidad, se agrava cuando en el estadio Atanasio Girardot, hay algún clásico, y entonces los esquemas de seguridad que no protegen de las bandas (que no barras) cierran ya toda la Avenida Colombia y la calle 49 impidiendo casi totalmente el acceso y el tránsito por el sector.
En un país donde gran parte del PIB se invierte en seguridad, donde la violación de los derechos humanos ha sido sistemática por motivos de seguridad, no tiene presentación que la brigada que está ubicada en el centro de la segunda ciudad, cierre una vía arteria como lo es la avenida Colombia, por protección.
Una par de ñapas, para la Secretaría de Tránsito:
  1. ¿Están prohibidas o no las escandalosas luces alógenas que pululan en la ciudad y que ningún conductor quiere encontrarse de frente?
  2. Hace algún tiempo, más bien bastante, obligaron a los buses y colectivos a elevar los tubos de escape, hoy, esos vehículos tiene el escape paralelo al piso obligándonos a tragarnos el humo. ¿La medida ya no es vigente? Y si lo es ¿Por qué no la hacen cumplir?
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.