sábado, julio 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 148

Los niños de esta generación tecnológica no son como fueron nuestros papás y como fuimos nosotros, temerosos y prudentes a la hora de hacer cagadas, de exigir y reclamar. Hace un par de días un niño de 7 años, toda una avioneta, una revoltura entre culebrero paisa y Lord inglés por su forma de hablar, le hizo un reclamo a su papá, después que le ordenara hacer sus tareas. El hombrecito le dijo que estaba dispuesto a cumplir con sus obligaciones, pero resaltó que lo que más le choca es el tonito de la orden.

Los periodistas que con fascinación trabajamos el área política, en ocasiones nos vemos involucrados en más de una discusión ajena, precisamente por esa simpleza, el tonito. A los periodistas, por culpa del tonito, nos pasa lo mismo que al desprevenido que se mete a defender en una pelea de esposos a la mujer maltratada. Terminan la mujer y el marido pegándole al defensor.
En política pasa lo mismo. Cuando un político es cuestionado por otro, y un periodista como yo, serio, pulcro, decente, buena gente, cortés, simpático, bien hablado, bien parecido y aferrado a la verdad se atreve a escribir una historia, al final, somos los que tenemos la culpa, no por decir mentiras, sino por el tonito.
Un político cuestionado, se escuda generalmente con el periodista que contó la historia. Cogen sus teléfonos para explicarle al reportero, que se faltó a la verdad y hasta dan cátedra sobre la manera en que se debe trabajar, porque les fastidia que a las cosas se les llame por su nombre. A ellos les gusta la verdad a medias, más maquilladita y con mucha zanahoria para evitar el escándalo. Por culpa del tonito, o mejor, en la manera en que algunos periodistas decimos las cosas, es que en ocasiones somos nosotros, los periodistas, los que terminamos debiéndole a los políticos.
Durante la llamada telefónica hay dos opciones. Una que te mienten la madre como le pasó al colega Nacho Mejía editor político del periódico El Mundo, a quien el Diputado Rodrigo Mesa le reclamó por decir la verdad frente al berenjenal generado por la bancada liberal en la puja por la presidencia de la Duma.
La segunda, es que un político te llame con buen “tonito”, con facha de presunto conciliador para suavizar los cuestionamientos de otro, como pasó con el Diputado del Partido de la U Alex Flórez, a quien le fastidió “La Bolsa” que graficamos para describir la denuncia que realizó Rodrigo Mesa.
El diputado escribió desde su BlackBerry®: “Buenas noches Rubén, espero que se encuentre bien, frente a la nota publicada por usted, me pareció un acto de irresponsabilidad del diputado Rodrigo Mesa, pero que considero que con todo el respeto que usted se merece te faltó averiguar más frente al tema. Eso nunca existió, y lo que hizo el diputado Mesa fue distraer la atención la posición dura que teníamos contra él, los diputados Garro, Andrés Guerra y el suscrito. Lo autorizo que le pregunte al mismo Álvaro Vásquez si existió dicha entrega de dinero, igualmente quiero que tengas en cuenta algo, el candidato de la U, Dr. Carlos Mario Estrada en el único municipio que ganó fue en mi municipio Salgar. Mil gracias si puedes difundir en tus escritos esta solicitud”.
Posteriormente el Diputado Alex Flórez, llamó telefónicamente y tiene todo el derecho a estar incomodo, pero no con puntodevistardb.com, debe estar incomodo, con su compañero de curul en la Duma Departamental Rodrigo Mesa, quien fue el que contó la historia de la “bolsita”. Desde este portal, nunca hemos prejuzgado, porque juzga el juez, y yo, en sus zapatos, estaría instaurando la respectiva demanda por injuria y calumnia…

Persiste la tensa calma al interior del Liberalismo Social Demócrata, por la nueva elección de la nueva Mesa Directiva de la Asamblea Departamental de Antioquia, que designó como presidente al joven Julián Bedoya, pupilo del Senador Eugenio Prieto Soto.

La situación del Expresidente y diputado liberal Héctor Jaime Garro, es más que lamentable, puesto que se le auguran 10 meses de penurias, después que los Diputados acataran la sentencia del Tribunal Contencioso Administrativo de Antioquia, que ordena establecer el periodo de los miembros de las Mesas Directivas no inferior a un año.
Con 15 votos a favor la nueva Mesa Directiva quedó conformada por Julián Bedoya Pulgarín del Partido Liberal como Presidente, Ricardo León Valencia Marín del Partido Conservador como Vicepresidente Primero y Rubén Darío Naranjo Henao de Cambio Radical como Vicepresidente Segundo.

La coalición mayoritaria de la Asamblea Departamental no tuvo modificaciones, sólo la salida irremediable de su Expresidente Héctor Jaime Garro a quien le darán con el balde el resto del año.

Bien lo dijo el Diputado conservador Jaime Cano. Dio a entender que la coalición tuvo un momento en que quiso ratificar la Mesa Directiva designada desde el 2 de enero, pero los desaires de Garro, los llevó a cambiar de opinión y a estudiar la posibilidad de cambiar la mesa.
La coalición queda conformada entonces por cuatro liberales, siete conservadores, dos de Cambio Radical, uno del Polo y uno de la ASI. Por fuera quedan la U, los verdes y el liberal Héctor Garro, quienes tendrán que comprar guitarras para ponerse a cantar.
Finalmente el diputado Héctor Jaime sostuvo que demandará la nueva designación porque le están vulnerando los derechos de ser elegido, a ejercer la función pública y el derecho al debido proceso. tiene todo el derecho al pataleo…

Aunque varios dudan del positivo desempeño que pueda tener el joven Julián Bedoya como nuevo Presidente de la Asamblea Departamental, por lo menos se le nota la espuela.

Habla con propiedad y es contundente, además que cuenta con la permanente asesoría de Rodrigo Mesa, Adolfo León Palacio y Rubén Naranjo, perros viejos que laten echados y conocen las marrullas de la política.
Julián sostuvo que asume con honor la Presidencia de la Asamblea Departamental de Antioquia. Agradeció a Dios y la confianza que depositaron en los diputados que lo eligieron.

Se posesionó como nueva Contralora Auxiliar de Participación Ciudadana de Medellín la abogada Leticia Orrego Pérez, quien se desempeñó por dos años como Secretaria General del Concejo de Medellín.

Orrego Pérez, es conservadora y pertenece al grupo político de la senadora Liliana Rendón. Llegó al ente de control fiscal municipal, gracias a su trabajo, profesionalismo y beneplácito de los amigos, y las buenas relaciones.
Asistí a la reunión de medios de comunicación a la cual invitó la Alcaldía de Medellín y que coordinó la gerencia de TeleMedellín. En el encuentro Mauricio Mosquera, presentó la nueva posibilidad que tienen los televidentes del canal local.
Desde esta semana a través de teléfonos inteligentes se podrá ver TeleMedellín sin ninguna clase de dificultades. En el móvil ingresas a m.telemedellin.tv y listo.

Recorrí el centro de la ciudad de manera desprevenida, observé la gente y las ventas callejeras padeciendo esa fusión de olores y flatulencias que salen de los bajos de la Gorda Botero y de la Estación Parque Berrío del Metro de Medellín.

Eran las 12:30 del día y el calor era insoportable. Me detuve en el parque para escuchar a varios músicos populares que estaban amenizando el comienzo de la tarde. Lo que más me gusto fueron las uñas de los pulgares de los guitarritas, grandes, gruesas y sucias, que hacían parte de una mano gruesa y dedos nudosos, resultado del trabajo en la tierra por una larga vida.
Ingresé a la Iglesia de la Candelaria, donde estaban en misa. No cabía un alma más. Pensé, si esto es una réplica del cielo, no me interesa. Ese calor tan hijuemadre y ese olor a pedo revuelto con incienso, mirra y oro daña cualquier milagro. Salí irremediablemente por el costado izquierdo que da a la calle Boyacá entre Junín y el Parque Berrío. Tanta pobreza junta, aunque fotogénica, empalaga…
Subí por Boyacá y que gran sorpresa. Toda clase de películas piratas, gracias a Dios, se comercializan en esa calle. Amas de casa, agentes de policía, ejecutivos, mucamas, hombres, mujeres, enfermeras, putas, putos compran de todo.
Me detuve en un puesto en particular por la amabilidad del ventero. Un muchacho de unos 28 años de edad, era el oferente de películas de 2.000 pesos, con gran variedad de géneros, calidad y garantía. Al momento de estar viendo “movies” se acerca un señor de unos 50 años, empezó a observar la oferta pornográfica, me causó curiosidad y como excelente voyerista esperé para enterarme de la elección y gusto del viejito. Diez películas se llevó el hombre, que le ayudarán a su sexo individual, pero tengámosle fe, por aquello que toda arepa tiene su chorizo y no falta la ociosa que se le mida a ese kilaje.
Esa venta, propició la conversación con el vendedor, padre de dos hijos pequeños y esposo de una buena mujer que se dedica a las labores de la casa, que tiene en alquiler en el norte de la ciudad, donde además tiene una peluquería los domingos. ¿Oiga hermano y cómo está el negocio? Le dije. –Tiene sus días de 30 mil, pero hay otros muy malos, especialmente cuando la gente de espacio público empieza a recoger, se pierde el día y se pierde la mercancía, respondió.
De los 30 mil pesos que se hace cada día en promedio, deja el 50% para comprar más mercancía y con los 15.000 pesos restantes almuerza, lleva la comida de esa noche y el desayuno y el almuerzo del día siguiente para los tres integrantes de la parentela. Con el trabajo de los domingos ajusta para la renta, los servicios, el transporte y el resto de las arandelas.
No hice sino tragar saliva, porque el hombrecito estaba feliz, contento, bien vestido, y perfectamente afeitado y simétricamente bien motilado. Como el “man” me cogió un poco de confianza, pues me volví más confianzudo. ¿Oíste hombre, y esto cómo está por acá, calmadito?, pregunté. El tipo se sonrió y miró a todos lados. –La cosa está muy calmada desde que se paga vacuna, porque para tener un puesto de estos hay que pagar 10.000 mil pesos semanales. Repliqué si habían hecho la respectiva denuncia, pero con su gestó me dio a entender que eso era imposible. Posteriormente me dijo que fulano que cantara se iba inmediatamente de cajón.
Le di la mano al hombre y me largue para mi casa, pensando en las inversiones que hicieron “Medellín la más Educada”, “Medellín Imparable” y ahora “Medellín, un Hogar para la Vida”. Sabemos la respuesta del gobierno local frente a esta clase de hechos en la ciudad, siempre son: “casos aislados”.

Los integrantes de la Mesa Directiva del Concejo de Medellín, presidida por el Presidente Bernardo Alejandro Guerra se reunieron con el Presidente de Proantioquia Juan Sebastián Betancur Escobar, con el fin de analizar los componentes del Proyecto de Acuerdo de Plan de Desarrollo del gobierno de Aníbal Gaviria.

Durante el encuentro se analizaron detalles de esta iniciativa que la Corporación deberá aprobar en mayo. Las partes convinieron una acción conjunta que permita involucrar a la empresa privada en el estudio para enriquecer el plan.

No quiero ser grosero, ni vulgar, ni atrevido, pero cuando se habla de sexo, las cosas hay que llamarlas por su nombre, por aquello de aprender y de la pedagogía que tanto me ha dado dificultad. Si alguien se siente incomodo, le recomiendo, no siga leyendo…

Primero hay que aclarar que entre “Hacer el Amor” y “Pichar” existen grandes diferencias. La primera tiene como componente el afecto sin dejar de lado la estética en la forma, y el fondo. Los olores aromáticos, el escenario, la ropa íntima y los gemidos delicados hacen que los orgasmos, se acerquen a la literatura o al romanticismo del Cantar de los Cantares. La ternura es un elemento básico. La media luz, la música, las rosas en el cuarto (Jijijij), todo es una comunión entre ángeles, con Dios, donde las posiciones extravagantes, acrobáticas y genitales no hacen parte.
“Pichar” es otra cosa, tiene concepto, carácter, genitalidad y salvajismo, resistencia y pornografía, todo se vale, por atrás, por delante, por arriba y por abajo. El 69, el 70 y el 71 son los mejores números que hacen parte de una buena faena. Estar en la plaza sin un 69 es como tener madre, pero muerta, es como estar cagado y el agua lejos. Sin embargo, existe una condición indispensable que es obligatoria tanto para “Hacer el Amor” como para “Pichar”: La Asepsia.
En nuestro grupo de estudio, varios amigos del cual hace parte el columnista de puntodevistardb.com, Adolfo León Ospina Mejía, estábamos hablando de la asepsia, la limpieza en el sexo, donde hubo consenso total. Pero los desacuerdos los tuvimos cuando pasamos a otro punto importante en el orden del día, como lo es la importancia o no, presencia o no del vello púbico, especialmente en el exitoso y buen sexo oral, que todavía es objeto de análisis de muchos académicos.
Personalmente, un vello púbico bien tenido no es desagradable, aunque la depilación y limpieza total en la mujer es completamente benéfica cuando a chupadas se refiere. En los hombres, ¡por Dios!, no hagan acordar de la presentación al ejército colombiano, que da vergüenza ajena por todo lo que se ve.
Para no echar más carreta, es que a Adolfo, le gusta el “pelo en el orto” a mí no, y ha enviado un artículo de Rodrigo Maya Blandón, que se publicó en la Revista El Malpensante, en la Edición septiembre – octubre de 2006, ahí les va:

“Un coño afeitado es como una ostra:

insípido y horrible”
Henry Miller, Trópico de Cáncer
Centenares de hectáreas de monte de Venus son inmisericordemente taladas cada día por millones de féminas que, armadas de terribles prestobárbaras, convierten en desierto ese oscuro objeto del deseo que el poeta Rafael Montesinos describe como “… esa ensortijada gracia oscura/ cárcel de luz, recóndita angostura”.
Esta práctica aberrante, que atenta contra la estética, el erotismo y la sensualidad, nos ha llevado a un grupo de varones a constituir una organización no gubernamental (ONG) que hemos denominado “Defensores del Monte de Venus”, cuyo objetivo fundamental es evitar la tala despiadada de esa zona que el rey Salomón en su libro bíblico El cantar de los cantares, capítulo 8, versículo 14, define metafóricamente así: “Corre, amado mío, corre como un venado, sobre los montes llenos de aromas. Tu ombligo es un ánfora donde no faltan vinos aromáticos. Tu vientre, un haz de trigo rodeado de azucenas”.
Estos hermosos cantos del rey Salomón no tendrían hoy fuente de inspiración. El panorama actual es aterrador. Las prestobárbaras han convertido el monte de Venus, inspiración de poetas y cantores, en desérticas dunas. Esa zona que a mediados del siglo XX inspiró al poeta uruguayo Ángel Facal para decir: “… y tu vientre es una ofrenda/ de los más dulces venenos,/ donde florece la felpa/ en un triángulo perfecto”, ha perdido su encanto y apenas los Defensores del Monte de Venus estamos encontrando las causas.
Hemos descubierto que esta práctica empezó tímidamente con el acortamiento del bikini. El monte de Venus le fue cediendo espacio a la prenda invasora y las mujeres fueron reduciendo el tamaño del geométrico espacio del armiño. Matemáticamente la ecuación se fue configurando: a menor tamaño del bikini, menor tamaño del área sembrada del monte de Venus. Hasta ahí, la cosa era aceptable. Pero un día, por reducción al absurdo, el bikini se convirtió en tanga y entonces el espacio para el peluche en el monte de Venus se redujo a cero, con las tenebrosas consecuencias para la estética del cuerpo femenino desnudo, del erotismo y de la sensualidad.
Un monte de Venus talado comienza a sufrir una metamorfosis que todos los días atenta contra la estética y el erotismo. El primer día de la tala su apariencia es rosada y podríamos decir, con mediana ternura, que es como el “cachetito del Niño Jesús”. Los Defensores del Monte de Venus las hemos clasificado como Cucas Barbies, por plásticas e insípidas. Tres días después de la catástrofe ecológica, el “haz de trigo rodeado de azucenas” del rey Salomón adquiere la apariencia de un cachete de trompetista sin afeitar, con el agravante de que los folículos de los vellos están enrojecidos como volcanes a punto de eructar. Este aspecto las ubica en la categoría Cuca Galeras. Su color rojizo no provoca ni la vista ni el roce de la mano. Al quinto día, la cúpula de estos volcanes se ha tornado blanca y las clasificamos como Cuca Nevado. Su apariencia gélida inhibe el beso tibio. De ahí en adelante va configurándose la que denominamos Cuca Erizo, porque sus púas convierten cualquier tipo de acceso carnal en una sesión de tortura. Hacerle el amor a una mujer en esta etapa es como fornicar en el catre de un fakir.
La sensualidad, que es la manera más rápida, efectiva y agradable de encontrar la felicidad, ha recibido un rudo golpe de parte de las “Taladoras del Monte de Venus”. Para el sentido de la vista, este triángulo equilátero ha perdido su encanto y los voyeristas están a punto de la sublevación. El sentido del gusto no soporta el disgusto de una Cuca Barbie, al del olfato le cambiaron los “montes llenos de aromas” por dunas desoladas y el noble sentido del tacto ha perdido su vellocino de oro, su vértice de visón, y ahora sólo cuenta con un desfiladero de espinas y de púas, al que cualquier carnicero de Titiribí compararía con una banda de tocino. Un monte de Venus acometido por el viento es música de hadas para el sentido del oído. A monte de Venus talado, oídos sordos.
Ante esta situación insostenible, los Defensores del Monte de Venus hemos iniciado una cruzada mundial contra esta práctica aberrante. El primer paso será de persuasión. Pero si fracasamos, vendrán terribles castigos para las taladoras. En adelante, la tala del monte de Venus será causal de divorcio, de rompimiento de noviazgo, de no pago en prostíbulos, de exclusión del portafolio de chicas prepago y de expulsión del reinado de Cartagena. Finalmente, la que persista en esta antiestética práctica será condenada a la del Desprecio, que es aquella que ejecuta el verdugo con la lengua del zapato.
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.