sábado, julio 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 180

Por causalidad del trabajo periodístico a la salida de un evento académico me tropecé con el Secretario de Evaluación y Control Interno y/o Gerente Encargado de la Modernización del Municipio de Medellín, Carlos Andrés Pérez Múnera. 
Desde hace varios días, el servidor público venía siguiéndome los pasos debido a las últimas publicaciones, que obviamente lo tenían con un poquitín de incomodidad. Es normal. Cuando se asume un cargo público con el gobierno, se debe tener en cuenta que las mesadas provienen del pago de los impuestos de los ciudadanos y sólo ese aspecto conlleva gran responsabilidad tanto en el desempeño de actividades como en el comportamiento profesional y personal. 
Dos fueron los políticos que propiciaron el acercamiento con el secretario. Por mi parte, estaba tranquilito, y por el contrario, a la ofensiva para sortear cualquier clase de inconveniente. Después de 5 años y medio, estamos curtidos, y hace parte de la cotidianidad: La Confrontación. 

Después de un cordial y forzado saludo, nos metimos en el confesionario. Empecé a escuchar los argumentos lo más desprevenido posible. Carlos Andrés Pérez Múnera, un muchacho de 37 años, quien se veía un poco tenso empezó a narrarme su experiencia en el sector público y como profesor universitario, sus aciertos y desaciertos. Con el paso de los minutos durante la conversación empezó a tornarse más tranquilo, y además, comprobó que no soy un kamikaze regalado, ni un loco esquizofrénico, que anda con una motosierra desmembrando políticos. 

-Oiga hombre, debo aclararle que no soy sobrino de ningún monseñor, y desde hace unos días no hago sino recibir llamadas de padres de familia buscando cupos en la UPB-, dijo Pérez Múnera. Tengo que aceptar que ese comentario me hizo reír. 
En el encuentro que duró aproximadamente una hora, Carlos Andrés aceptó que es un hombre temperamental, pero justificó algunas de sus actuaciones con el comportamiento de algunos subalternos, exfuncionarios, concejales e integrantes de la Administración Municipal, que chuparon y chupan de la rica leche burocrática que sale por la teta de la vaca gubernamental, y que además, quieren colgarse de ella, de la teta… 
Hablamos de la Exsubsecretaria de Desarrollo Social de Medellín, Teresa Muñoz, hoy funcionaria de la Alcaldía de Petro en Bogotá, quien lo denunció en la personería, y también del Concejal de Medellín por la Alianza Social Independiente ASI, Luis Bernardo Vélez Montoya, historias que se conocerán a su debido tiempo. 

Desafortunado fue el fin de semana pasado para la Asociación Sindical de Educadores del Municipio de Medellín, ASDEM, debido a que un enemigo que está filtrado en esta organización les vació las gavetas, las caletas y cajas fuertes en las que se guardaban bonos financieros y dinero en efectivo. 

De acuerdo con el modo de operar del raponero, la hipótesis más fuerte es que el delincuente hace parte del mismo sindicato o tiene una relación directa con el personal de la organización. 
El robo se efectuó cuando las instalaciones se encontraban sin personal. Se comprobó que el maleante no forzó ninguna de las puertas y gavetas saqueadas porque se tomó el trabajo de sacar copia de cada una de las llaves de las puertas y caletas donde estaba ubicado el botín. Pobre ASDEM, además de ser un flojo sindicato, conviven con el enemigo adentro. 

Quedó claro que el Concejal de Medellín, Fabio Humberto Rivera sería posible aspirante a la Cámara de Representantes o Senado de la República, si recibe el suficiente apoyo político y económico de varios de los matices liberales que se lo vienen proponiendo. 

De acuerdo con Rivera, a estas “alturas” no puede arriesgar ni su trabajo político, ni su patrimonio por apostarle a una campaña incierta. Por el contrario, dijo que si se obtienen los recursos económicos necesarios, además, de respaldo político suficiente, esa posibilidad sería una nueva alternativa. 
A propósito del Concejal Fabio Rivera, la semana anterior le recordó al Gobernador “Más Educado” que cuando se desempeñó como Director Regional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, conjuntamente con otras organizaciones construyeron un Centro para la Atención para el Menor Infractor en la zona de Urabá. Le recordó a Fajardo que esa construcción en la actualidad se encuentra en desuso, por lo que es necesario iniciar su funcionamiento. 
DERECHO A EQUIVOCARSE

Como vamos a dejar pasar la descaderada que se pegó el periodista Juan Pablo Barrientos, Director de Teleantioquia Noticias en Oslo, Noruega, ni más faltaba. Sin embargo, hay que hacer una salvedad. El periodista que diga que no ha metido los pies, especialmente cuando se produce radio y televisión en directo está mintiendo. La presentadora de Caracol Noticias, María Lucia Fernández, por ejemplo, anunció la muerte de un menor de edad por la mordedura de una “mapana”, serpiente mucho más venenosa que una mapaná, con tilde en la á. 

Otro en una transmisión radial durante un homenaje en vida al expresidente Alfonso López expresó al aire: -Continuamos en este homenaje póstumo al expresidente López-. El finado expresidente liberal estaba tan viejito que a lo mejor estaba muerto en ese momento y no se habían dado cuenta. Las caídas y preguntas inoportunas son incontables, como la alerta de maremoto en Bolivia de otro periodista del país. 
La ligereza, la falta de previsión y de libreta de apuntes, hace que esta clase de fiascos se presenten a diario entre los trabajadores de los medios de comunicación. Sin embargo, hay equivocaciones que no son tan graves como otras, y aunque cualquier persona y en especial un periodista tiene derecho a equivocarse, la de Juan Pablo Barrientos definitivamente, fue la tapa…  
OSO EN OSLO

El periodista Juan Pablo Barrientos viene salado desde hace rato. Creo que la sal viene desde que trabajó con Victoria Eugenia Dávila Ruiz. El que sea capaz de trabajar para esa señora, es capaz de hacer cualquier cosa, hasta de postularse como Candidato al Concejo de Medellín por Partido Verde. 

Pobre Barrientos, que estará pensando la Gerente de Teleantioquia Selene Botero de su -Oso en Oslo-, o a lo mejor ni se habrá dado cuenta, por aquello de que el sentido común, es el menos común de todos lo sentidos. Hagamos un ejercicio. Aunque suene parecido no es igual. No es lo mismo tener una negra pelota, que una negra empelota. Son dos cosas muy distintas, aunque con ambas se puede jugar… 
La totalidad de las bases del Partido Verde en Antioquia izaron sus banderas después de la magnífica participación del Juan Pablo durante el inicio de los diálogos de paz entre el gobierno colombiano y las Farc, porque le fue como a una ex reina de Antioquia, súper bien pero en sentido contrario. 
Lo cierto es que, como alguien dijo en twitter: -Por más bonito que trate de hablar, su cagada quedó grabada en la historia del periodismo colombiano-
     
OREJA MOCHA 

Cuestionable es la confusión en la que caen la mayoría de los políticos, quienes están convencidos que sus amigos personales sólo deben limitarse a bajar la cabeza como un caballo cochero para aprobar absolutamente todas las ejecutorias del mandatario por malas o criticadas que sean. Están convencidos que por A, por B o por C, los amigos personales y los acompañantes más cercanos tienen que convertirse por A, por B o por C en unos cómplices genuflexos de sus gobiernos.

Incómodo se encuentra el Alcalde de Jardín, Álvaro Aníbal Carvajal Ochoa, por la última publicación en la que se le cuestiona por su ausencia en la celebración de los 25 años de fundación de la Escuela de Música Integrada de Jardín y Ciudad Bolívar. El gobierno municipal brilló por su ausencia y eso hay que corregirlo. 
Ser educado no cuesta un cu…, y uno queda más bien que un hijue…, dicen en la calle. Qué fácil hubiera sido una simple y barata plaquita de $20.000 sumándose al evento. Los problemas personales adquiridos en campaña electoral por un mandatario no pueden sobrepasar las barreras de un buen gobierno. Un gobernante decente debe trabajar con todos y cada uno de los estamentos de la localidad, incluida la oposición y no solamente trabajar para el grupo de personas que votaron por él, quienes a diario le secretean al oído lo perfecto de su proyecto político. 
Por A, por B y por C, gústele o no al Alcalde, a la Escuela de Música por su historia y por sus méritos  no se puede desconocer que es una importante corporación independiente y autónoma de todos los jardineños que ha dejado el nombre de la localidad muy alto, no solamente en las principales ciudades del país, sino también en otras partes del mundo. Por esa razón, y otras más, el Representante Legal de Jardín-Antioquia, no puede hacerse el de la oreja mocha. 
Jaimito le pregunta a su padre: Papá, ¿qué es la política? -Verás hijo-, contesta, -tu mamá es la que da las órdenes y maneja el dinero, entonces tu mamá es el gobierno-. 
-Yo soy el que trabaja y trae el dinero, entonces yo soy el capitalismo. Jacinta la empleada, es la que más trabaja ella es la clase obrera. Tu hermanito, el es el futuro del país, y tu hijo mío eres el pueblo-… 
Esa noche el niño se levanta con hambre, llega a la habitación de su madre y la ve durmiendo profundamente. Pasa por el lado de la cuna de su hermanito y lo ve todo cagado. Camino a la cocina ve a su papá comiéndose a la empleada en su cuarto. Abre la nevera y como no hay nada se vuelve a dormir. 
Al otro día en el desayuno le dice a su padre: -Anoche sí entendí muy bien lo que es la política papa-. -Mientras el gobierno duerme tranquilo, el capitalismo se coge a la clase obrera, el futuro está vuelto mierda y el pueblo muriéndose de hambre…

Por: Adolfo León Ospina Mejía 
El pasado domingo 21 de octubre informaron por los noticieros de televisión el enfrentamiento que se dio entre bandas en la comuna 13 de Medellín, que duró alrededor de 2 horas y que dejó como resultado 2 muertos y 3 heridos. 
El evento no es nuevo en la ciudad y tampoco es exclusivo de la 13 y menos es de estos últimos años. El conflicto, que la administración de la ciudad, tanto ésta como las anteriores, han intentado reducir a espacios exclusivos se generaliza cada día más y es completamente cíclico en términos de que gira por la periferia y el centro. Cierto es que la comuna 13 se mal consagró a partir de las operaciones militares Mariscal y Orión, en las que el poder que hasta en ese momento tenían las milicias pasó a los paras y luego a las bandas (si no son lo mismo), pero también es cierto que en Medellín la comuna 8 se ha visto involucrada en situaciones similares y el sector del barrio el Pedregal, y el sector nororiental, y el sector de belén en la parte alta, básicamente en el corregimiento de alta vista y… toda la ciudad. 
El problema de Medellín no es de ahora, pero es ahora cuando se ha acrecentado y cuando más se ha ocultado dejando muchas cosas para reflexionar, por ejemplo ¿cómo es posible que en la segunda ciudad en importancia del país, puedan los delincuentes movilizarse con una pistola, un fusil y hasta un lanza granadas sin ningún problema, como si lo que llevaran fueran moneditas en el bolsillo? Y se pregunta uno además: bien, las armas están, pero ¿cómo diablos entonces consiguen municiones para mantener un enfrentamiento por más de dos horas sin que se agoten? Y es que una cosa es conseguir las armas y sus respectivas municiones en la montaña o en la selva, pero no en la ciudad. A todo esto sumémosle que, al parecer los combos barriales son apoyados por los grandes organizaciones delincuenciales, llámense los rastrojos, los urabeños o la oficina de envigado, que como maná caído del cielo los bendice con su respaldo armado, llegando en grupos al mejor estilo militar por la periferia de los barrios sin más obstáculos que los geográficos o los puestos por los mismos combos que intentan impedir su llegada a respaldar a los enemigos. 
¿Y mientras tanto el estado qué? Fortalece la fuerza policial de la ciudad que realmente poco ayuda a mantener el orden, porque a decir verdad la policía de Medellín cumple muy bien su función al cuidar los bancos o los almacenes de gran formato, pero en los barrios su presencia deja mucho que desear, y las razones ya están dichas; crea una secretaría de seguridad, que hasta ahora no ha rendido frutos y por el contrario ha generado un mar de dudas en cuanto a funciones con la secretaría de gobierno, monta cámaras de seguridad, pero para proteger a los mismos que están protegiendo los policías y los ciudadanos de a pie seguimos contestando los celulares únicamente en la casa o en la oficina, pues responder la llamada en la calle es una condena a muerte. 
La solución al problema no debe ser ocultarlo, debe trascender lo militar y generar condiciones de vida para los habitantes de la ciudad.
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.