domingo, julio 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 208

DETRÁS DE SU MONECO

En las intimidades del Centro Democrático que comanda el expresidente Álvaro Uribe, tienen un as bajo la manga para enfrentar la próxima competencia electoral a la Presidencia de la República.

En los mentideros políticos de la capital del país, comentan la probabilidad de una posible candidatura presidencial por el Uribismo fundamentalista por parte del excandidato a la Alcaldía de Bogotá, Enrique Peñalosa, quien obtuvo en las elecciones del 2011 más de 600 mil votos.
El acuerdo preliminar al que llegaron en las entrañas del CD consiste en que Peñalosa deberá fortalecer su trabajo en “La Nevera”, mientras que el mismo expresidente Uribe se encargará de trabajar en todos los rincones del país en donde todavía tiene favoritismo. Además, una posible candidatura de Enrique Peñalosa debilitaría aún más al Partido Verde, debido a que la Senadora Gilma Jiménez, una de las más votadas en el país, saldría detrás de su moneco.
Por su parte, esa circunstancia generaría que tanto el Partido Verde, el Progresismo del Alcalde Gustavo Petro, la Alianza Social Independiente ASI, más el descurtido movimiento “Pido la Palabra”, piensen en una posible fusión o alianza.

Pero mientras Uribe se mueve pa’meterle zancadilla al gobierno, el Presidente Santos también hace lo suyo. Mi “Garganta Profunda”, ese personaje misterioso parecido al que descubrió la culpabilidad que provocó la dimisión del Presidente de Estados Unidos, Richard Nixon por el caso Watergate, aseguró que la tan anhelada paz para los colombianos se firmará indudablemente en el mes de noviembre de este año.

El amorío entre las Farc y el Gobierno Colombiano, vas más allá de un simple romance de cama. Advierte “Garganta Profunda” que inclusive después de la firma de la paz, el gobierno liderará alguna clase de encuesta, referendo o consulta entre los colombianos durante las elecciones de Congreso en el mes de marzo del año 2014. Lo cierto, es que el proceso de paz, más que perjudicar a Santos lo va a beneficiar, especialmente en su intención reeleccionista.

Aunque el exalcalde de Medellín, Alonso Salazar aseguró que no quiso pertenecer a la Dirección del Partido Verde, debido a que esa responsabilidad la tenían sus actuales líderes, otra cosa argumentan en Bogotá los mismos integrantes de esta colectividad.

Si bien es cierto que los integrantes de este moribundo partido, por lo menos en Antioquia, tienen el propósito de promover un acercamiento entre la Dirección Nacional con el sanedrín de propiedad de Fajardo, el tiro les salió por la culata. A “Lonso” se le abrieron las agallas, pese a la inhabilidad que le puso el Procurador General de la Nación Alejandro Ordoñez por más de 10 años para acceder a cargos públicos o de elección popular.
El exmandatario vio la oportunidad para recaucharse en la actividad política, y ni corto ni perezoso, metió aguja para sacar aguijón. Condicionó su participación en el Partido Verde, sólo si le entregaban la presidencia, el cargo del secretario general y la potestad de otorgar los avales para las próximas elecciones de Congreso, además de las territoriales en el 2015. A Salazar le contestaron que el Partido Verde le estaba ofreciendo una alternativa, pero no semejante expropiación… 

La “Alianza Liberal por Antioquia”, que firmaron esta semana los diferentes matices de este partido para fortalecer y aumentar el número de curules en el Congreso de la República en las elecciones del 2014, es una gran oportunidad para el Partido, sostuvo la Presidente del Directorio Municipal Liberal de Medellín, Aura Marleny Arcila Giraldo.

  
La Alianza Liberal está integrada por los copresidentes del Directorio Departamental Liberal de Antioquia, el Senador Eugenio Prieto Soto y el Rector de la Universidad de Medellín, Néstor Hincapié Vargas, por la aspirante al Senado, Sofía Gaviria Correa, por los Representantes a la Cámara Óscar Marín, Iván Darío Agudelo y Víctor Yepes, por los Diputados de Antioquia Héctor Jaime Garro y Jaime Garzón, quien aspirará a la Cámara, y por los Concejales de Medellín Aura Marleny Arcila, Fabio Rivera y Carlos Mario Mejía.
Existe un detalle que podría modificar las fichas para las aspiraciones al Congreso. Eugenio Prieto ha manifestado públicamente su intención de regresar al Senado de la República, pero también existe la posibilidad de postularse como aspirante a la Gobernación o a la Alcaldía. Sin embargo, todo depende de la posible inhabilidad que podría recaer en el Representante a la Cámara, Oscar Marín, situación que le retardaría las pretensiones de Prieto Soto para postularse al gobierno seccional.

Después de conocerse la firma de la “Alianza Liberal por Antioquia”, se pensó que uno de los aspirantes al Senado o Cámara sería el Concejal Fabio Humberto Rivera.

Sin embargo, el cabildante decidió respaldar a Eugenio Prieto al Senado, en compañía del grupo político de Néstor Hincapié y postular por Participación Liberal al actual Diputado Jaime Garzón.
De acuerdo con Rivera, Garzón se comprometerá a defender los intereses de Medellín y Antioquia, a respaldar la Alianza Liberal, a fortalecer al movimiento de Participación Liberal, y a no comprometer las aspiraciones de Concejo y Asamblea en las elecciones del 2015 durante la búsqueda de votos durante la campaña parlamentaria.

El jueves 23 de mayo, Jardín celebró sus primeros 150 años de fundación con varias actividades culturales y deportivas que dejaron a los detractores y hasta los integrantes de la oposición con la boca abierta.

Los conciertos de la pianista Teresita Gómez, de la Orquesta Filarmónica de Medellín, el Grupo Suramérica y las presentaciones de flamenco y de tango liderado por el músico William Osorio, fueron una oportunidad para que los habitantes del municipio y visitantes compartieran de un cumpleaños a todo dar.
Las comparsas fueron un excelente espectáculo. La participación de la comunidad fue vital para presentar con vestidos de la época la historia jardineña de los últimos 150 años. En esta ocasión la Administración Municipal que orienta el Alcalde Álvaro Carvajal sobresalió por haber liderado unas fiestas impecables… Ver fotos comparsas – Otras fotos

Estaba solito al medio día en la Cero Cero, la cafetería ubicada en el atrio, contiguo al Templo de la Inmaculada Concepción. De pronto un sonido de ángeles con clarines se escuchaba en el aire, en el cielo, el sonido se iba acercando.

Pensé, qué es esa magnificencia de sonido, pues ni pájaro, ni ángel, era Fajardo que llegaba retrasado en su helicóptero amarillo para el desfile inaugural del cumpleaños. Venía en compañía del Secretario de Gobierno Departamental, el Gran Santiago Londoño.
Pero varias cosas se presentaron con la llegada de hora y media de retraso del señor gobernador. Los muchachitos de las escuelas estaban jinchos del hambre por esperar a ese hombrononón que caminaba junto al Alcalde Álvaro Aníbal, mientras al Gran Santiago lo escoltaba.
Pasa por las calles de mi tierra sonriente como todo un candidato presidencial. Hasta entregando autógrafos y deshojando margaritas se le vio al hombre más educado de Antioquia, pero educado para las cosas que sólo a él le interesan.
Fajardo fue criticado por todas las adoratrices y organizadores del evento por no despegarse de su teléfono celular, tuitear es lo que más le gusta. Además, no quiso apreciar la presentación que un grupo de niños tenía preparado, porque estaba de afán.
Su discurso fue pobre, escaso y mediocre. Fajardo improvisó sobre los intríngulis del proceso de paz, como si ese tema nos interesara a los colombianos. Ese temita sólo desvela al Presidente Santo, porque de sus resultados se garantizará su reelección. La paz en este país es únicamente una palabra del diccionario.
Para terminar, cuando la prensa medellinense y los periodistas del Canal Local Antena 4 se le acercaron a entrevistar al mandatario, su comunicadora precisó: “Sobre Minería no pregunten”, e inmediatamente hicieron caso, ¡plop!…  Ver fotos acto inaugural

De regreso a la ciudad un pequeño “huequecillo” dañó una llanta. Tremendo problema porque el repuesto tenía la llanta reventada. Ley de Murphy, cuando una cosa sale mal por lo regular tiende a empeorar.

Durante esas dos horas que estuve parado en la carretera entre Andes e Hispania como todo un político medité sobre la importancia del repuesto. Recordé lo feliz que había sido el sábado anterior cuando departía con varias amigas casadas y varios amigos divorciados, como yo.
Que falta de repuesto, me dije a mí mismo. Mi mismo, repuesto es un recambio, es una pieza que se utiliza para reemplazar las originales que debido a su uso diario han sufrido deterioro o una gran avería. Lo que pasa es que los recién divorciados se resisten a reemplazar, y por el contrario, se amañan con la pieza deteriorada.
Sin embargo, lean esta moraleja que me enseñó un amigo. Resulta que un grillito se encontró con un sapo al borde de una quebrada. El grillito debía pasar el riachuelo rápidamente para ir a la escuela. Al ver al sapo le dijo: – Señor Sapo, ¿sería Usted tan amable de pasarme a la otra orilla del río? El Sapo respondió, ni más faltaba amigo monte usted.
Cuando iban en la mitad del río, el grillito estaba mareado por el fuerte y mal olor del Señor Sapo. El grillo increpó: ¡dejadme acá Señor Sapo maloliente! su hedor hace imposible seguir la travesía. Para fortuna del grillito logró montar un par de yerbitas y sin contratiempo pasó a la otra orilla. Moraleja: “Más vale dos pajitas bien hechas, que un sapo maloliente”.

Por: Adolfo León Ospina Mejía

En estos días en que el optimismo empieza a asomarse en el rostro de los colombianos, al ver por lo menos en la lejanía, una real posibilidad de desmovilización de la guerrilla de las Farc, es importante hacer un alto en el camino y preguntarnos cuál ha sido nuestro  papel en la guerra fratricida que ha atravesado el país. Y es que para el grueso de los habitantes de Colombia, la guerra no está más allá de las pantallas de televisión, de los informes noticiosos que narran masacres y tristezas en el país del sagrado corazón de Jesús.
Nos hemos acostumbrado a mirar desde lejos el conflicto y cuando nos  invaden las falsas culpas cristianas, a calmar nuestra conciencia dando migajas al hambriento, agüita al sediento y un plástico roto al desprotegido, y eso sí, si la exención de impuestos es interesante a crear fundaciones de caridad.
Y la responsabilidad civil, que trasciende a la moral en este tipo de conflictos, no asoma por ningún lado, los grandes grupos económicos siguen manejando, no sólo la economía sino a los gobernantes montados   por ellos y avalados por nosotros en unas elecciones a las que vamos cuales reses al matadero.
Así, tenemos en el legislativo congresistas del talante de Corso, de Simón Gaviria, que no lee, de Roberto Gerlein y su escatológica posición sobre la homosexualidad, de la mona  Rendón que justifica la violencia contra la mujer o de José Rodolfo Pérez quien no la justifica, sino que la practica o del Roy Barrera poeta de la salud o de Oscar Suárez Mira acusado de nexos con el paramilitarismo, o en el ejecutivo unas perlas como el alcalde que vive en el municipio de la “mujeres calientes, que saben cómo es la vida” o del gobernador de la Guajira con investigaciones tan serias como la de las amenazas a los periodistas, y que decir de los ex, de los cuales no hay que decir nombres pero sí cargos: ex presidentes, ex directores del DAS, ex comisionados para la paz, ex jefes de seguridad de ex presidentes y uno que otro primo, ex diputados de la asamblea de Antioquia condenado por masacres, en fin unos personajes de la realidad colombiana que seguramente gozarán del favor de los electores una vez más y una vez más y una vez más.
Todos somos culpables, unos por patrocinarlos, otros por elegirlos y  muchos por desconocerlos, pero todos tenemos responsabilidad real en el conflicto y en todos está que esto cambie.

Por: Rodrigo Pareja 
Entre los periodistas empíricos -calificativo que algunos suelen aplicar en forma peyorativa- hay unos pésimos y otros extraordinarios, pero en cambio entre los que egresan de las universidades que proliferan en la actualidad, hay unos extraordinarios y otros pésimos.
Seis meses de práctica en algún medio de comunicación, sea este radial, escrito o televisivo bajo la égida de un profesional experimentado, a veces resultan más nutritivos que diez semestres repletos de teorías que no ayudan, para nada, a manejar con destreza la máquina de escribir o el computador, y ni se diga la técnica de la redacción.
Con mayor razón ahora que el honroso y comprometedor título de periodista es expedido por cualquier Sanandresito, representado en una pequeña grabadora de última tecnología al alcance de cualquier audaz iletrado sin puesto o político caído en desgracia, quienes  de la noche a la mañana resolvieron “dedicarse al periodismo”.
Esto sucede gracias a la magnánima pero desafortunada decisión del exmagistrado de la corte constitucional, Carlos Gaviria Díaz, quien seguramente movido por la mejor intención se encargó de “perratear” el oficio otorgándole patente de corso a quienes hoy lo envilecen y degradan.
Valen las observaciones anteriores para comunicar que entró en circulación en las últimas horas, para beneficio de todos los periodistas –los pésimos y los extraordinarios – el libro “Una apuesta por el periodismo”,  cuyo autor Antonio Pardo García es uno de los máximos exponentes de este que Albert Camus definió como el oficio más bello del mundo.
Texto en buena hora escrito por quien a lo largo de sesenta y dos años de pulcro y brillante ejercicio ha alcanzado un sitial altísimo en la historia del mejor periodismo colombiano, dentro del cual ha conseguido, con todos los merecimientos posibles, el preeminente título de maestro de maestros.
Libro que hay que leer, releer y tener siempre a la mano como volumen de consulta obligada, para nutrir la mente y el espíritu, saborear sus sencillas pero fundamentales enseñanzas y aprender de las experiencias vividas y allí plasmadas por este hombre que hizo del oficio un abnegado ministerio y una cátedra de formación.
Del copioso y enriquecedor anecdotario incluido en “Una apuesta por el periodismo”, hay episodios dignos de reseñar, como este que tuvo de protagonista a otro gran exponente del oficio, Humberto de Castro, quien respondió así cuando Pardo García le preguntó cuál era principio más importante que rige o debe regir a un periodista: “la honestidad. 
La honestidad distingue y envuelve de gran valor a la persona y a su trabajo. En el periodismo es trascendental. El periodista honesto no inventa. No manipula ni vende la información. No interrumpe la intimidad de las personas. Comprueba la información y respeta las fuentes.
Es independiente y neutral en actividades como la política. La honestidad es clave. Pues ahí los teóricos le están poniendo corbatín (hacerlo más importante) con un nuevo discurso. Es decir, le quieren subir de piso y hablan de ética. Pero la honestidad es la honestidad. Así de sencillo. La que hace muy grande al periodista y a cualquier persona”.
Es el más afortunado compendio de como tiene que actuar el periodista, sobre todo cuando indica que debe ser “independiente y neutral en actividades como la política”, fuente a la cual muchos se dedican ahora en cuerpo, alma y  estómago, con pose de “polítologos” de nuevo cuño, consagrados más a crear y preservar imágenes falsas que a servir lealmente a la  comunidad. 
Leer, releer, memorizar y practicar las enseñanzas elementales pero profundas consignadas por Antonio Pardo García, forma más que mucha de la teoría que se absorbe en las aulas. Por eso decimos que este texto es un libro facultad.
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.