jueves, julio 25, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

A DIOS REZANDO…

gardiazabal66-copia1Por: @adolfospina

“Cuídese porque la conferencia episcopal puede encargarse de quitarle su cargo (…). Le deseo suerte y que se pudra y se queme en el infierno”.

Este es un aparte de uno de los correos recibidos por Constanza Toquica, directora del Museo Santa Clara por permitir la exposición temporal “Mujer en custodia”, de la artista María Eugenia Trujillo y que fue suspendida por un fallo proferido por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca en el que sentencia que la exposición atenta contra “la libertad de culto y el libre desarrollo de la personalidad”.

La exposición consta de una serie de custodias y relicarios (comprados en mercados de pulgas) intervenidos por la artista, quien puso una vagina tejida en el centro de las custodias, remitiendo a la tradición femenina del bordado conventual, sería inaugurada el 28 de agosto y se proyectaría hasta la misma fecha de septiembre.

El acto de censura que de por sí ya es completamente reprochable, demuestra la exagerada y peligrosa injerencia que está tomando la religión en las decisiones políticas y judiciales del país, que valga la pena decirlo no son nuevas en nuestra historia.

En 1939 una exposición de la artista antioqueña Débora Arango, realizada en Medellín, fue boicoteada por las Damas de la Liga de la Decencia. Luego, su exposición en el Teatro Colón (1940) fue cerrada por orden del político conservador Laureano Gómez, a quien le parecían inmorales sus desnudos. Gracias al autoritarismo falangista, las prostitutas, mendigos y políticos corruptos pintados por Débora Arango, serían invisibilizados durante casi medio siglo.

En los últimos tiempos y conservando la clandestinidad propia, ha resurgido la presencia de grupos religiosos en el gobierno, muchos cargos de libre nombramiento y remoción, así como de elección popular, y de estructuras fundamentales para un estado de derecho, han venido siendo cooptados por miembros de logias fundamentalistas, llevando al Estado a una peligrosa inestabilidad jurídica, política y social .

La censura de la exposición, no puede tomarse de manera aislada, sólo para enmarcarlo dentro de una serie de actos del mismo estilo que se han dado en el país pensar en el debate sin fin del matrimonio igualitario, o en la posibilidad de adopción de parejas del mismo sexo; así mismo no ha mucho, el Municipio de Medellín en cabeza del alcalde Alonso Salazar, adquirió unos predios en el sector de Carabobo Norte con el fin de construir “la clínica de la mujer”, construcción prohibida por presión del clero paisa (uno de los más influyentes en el país). Como Conejos

No deja de preocupar que las decisiones que deban tomarse en derecho o por convicciones políticas, sean permeadas de manera tan trascendental por movimientos religiosos cuyos representantes ocupan cargos de suma importancia en el gobierno o en las altas cortes, pero lo peor de todo es la “sumisión” o ¿resignación? y complacencia de la opinión pública en torno a los diferentes actos.

Más de 100 años estuvimos inmersos en un país cobijado bajo el influjo de la religión católica, la Constitución de 1991 nos generó un espacio para colocar las cosas en su sitio, haciendo una diferencia entre Estado y religión, sin embargo hoy volvemos a sufrir la peligrosa influencia de los diferentes grupos dogmáticos que atentan contra esta conveniente separación.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.