miércoles, mayo 29, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“FACHADA AL PISO”

medellin_biblioteca_2Para el director de la Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol, Seccional Antioquia, Carlos Eduardo Loaiza, “lo ocurrido con la biblioteca España es el resultado del afán de nuestros gobernantes para tomarse la foto”…

El domingo anterior los televidentes del canal Discovery Channel apreciaron nuevamente la repetición del viejo documental que narra y pinta de manera creativa lo que el entonces alcalde Sergio Fajardo, calificó como “símbolo de la nueva Medellín”: La Biblioteca España.

La suspicacia es que mientras en dicho canal internacional se vende una mentira, el gobierno de Aníbal Gaviria anda buscando los $11.000’000.000 (once mil millones de pesos) para superar los inconvenientes y problemas causados por la pésima instalación de las más de 20 mil placas de piedra esmaltada color negro mal pegadas en cada una de las tres cajas de concreto que componen el centro cultural.

El documental retransmitido en el horario triple A de la programación a las 9:00 de la noche, hora para Colombia, deja entrever que los amiguis del actual gobernador están haciendo un esfuerzo para sostener la percepción de un proyecto de buenas intenciones. Pero lo claro es que la fachada de los creadores de la Biblioteca España se vino al suelo junto con las losas de la misma construcción .

Los gremios y la empresa privada se hablan al oído sobre las mentiras del gobernador. Tanto es así que el mismo Director Regional de Camacol fue más allá en sus comentarios.

Refiriéndose a las presuntas estafas cometidas por la CONSTRUCTORA FAJARDO MORENO, afirmó que: “No podemos llamar la atención ni tampoco expulsar a una empresa que no hace parte de nuestra organización”, lo que permite deducir que los Fajardo fueron expulsados o ya no hacen parte de Camacol una de las organizaciones con bastante influencia en el país, que agrupa las empresas más importantes del sector de la construcción.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.