sábado, abril 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

AL PIE DEL CAÑÓN

amDespués de conocerse la aceptación de la renuncia de la senadora por Centro Democrático, Ana Mercedes Gómez Martínez se han conocido más argumentos sobre la dimisión de la política conservadora al Congreso de la República.

Dicen que la renuncia de doña Ana no se debió tanto a su anunciada enfermedad, sino, porque seguirle el paso a Uribe es casi imposible. Álvaro Uribe tiene un ritmo de trabajo endemoniado que el mismo Lucifer le corre.

Cómo será la cosa con Uribe que mantiene a su bancada de congresistas amarrados al pie de su silla. La disciplina es tal que después de una jornada legislativa de 15 horas en el Senado, cita a media noche a reunión para planear la plenaria del día siguiente. Cuando esa reunión no se hace, convoca a primera hora del otro día y los hace madrugar, porque al que madruga Dios le ayuda…

Ese ritmo no lo aguanta nadie, además, que en estas elecciones tiene a todos los senadores y representantes a la cámara por Antioquia recorriendo el departamento los fines de semana para lograr buenos resultados el 25 de octubre de este año.

Doña Ana no iba a aguantar ese tren de vida, ni más faltaba, ella no necesita eso. La señora con un ritmo de vida calmado, cómodo y tranquilo, no fue capaz de aguantar la agenda de Uribe, quien se alimenta a punta de murrapos, rosquillas y maní.

Cuando era Gobernador, en la época en la que fui reportero, nos llevaron en helicóptero a realizar un sobrevuelo por el departamento, salimos temprano por lo que apenas hubo tiempo para un café y una galleta. Todo el día vuele, suba, baje, camine, fotos, vuele, suba, baje, camine, fotos y vuele, suba, y baje, y camine, y las fotos.

En las horas de la tarde, con un café y una galleta aterrizamos en un pueblito del occidente y baje, camine y las fotos. Una señora de una finca donde fue a parar Uribe a saludar sirvió jugo y ofreció almuerzo. Uribe, no dejó aceptar la invitación y nos hizo subir al helicóptero. Cuando alzamos vuelo sacó sus rosquillas.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.