martes, abril 16, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

PENSAR NO SIRVE

IMG-20150315-WA0021La precandidata a la Gobernación, Liliana Rendón Roldán se convirtió para varios de los congresistas antioqueños de Centro Democrático en uno de los mayores problemas que obstaculiza los procesos para enfrentar las elecciones territoriales del mes de octubre.

Los senadores José Obdulio Gaviria, Paola Holguín, Alfredo Ramos y el representante a la cámara, Federico Hoyos se reunieron el domingo en el municipio de Envigado, con el fin de analizar lo sucedido el día anterior en Marinilla en donde se adelantó otro de los foros de precandidatos y comunidad para la escogencia del candidato único.

Los congresistas se reunieron para evaluar la ejecución de los acuerdos políticos y reglas pactadas desde el inicio de la campaña con el también precandidato al gobierno seccional de Antioquia, Andrés Felipe Guerra Hoyos, un tipo mesurado, calmado y en exceso prudente, quien enfatizó que es respetuoso y acoge cualquier clase de decisión mientras haya garantías en cada uno de los procesos que se delante de acuerdo con los lineamientos del Triunvirato.

El tal Triunvirato, ese trio o terna está compuesta por Héctor Quintero Arredondo, Luis Norberto Guerra y “la cara amable de la política” Fabio Valencia Cossio, encargados de pontificar sobre las estrategias, métodos, tendencias y alternativas del Partido hasta que se consolide la próxima asamblea de delegados de CD.

Lo que pasó el sábado en Marinilla fue interesantísimo. El foro se realizó en una casa ubicada en el marco de la plaza principal en donde hubo lleno completo. En su primera intervención Liliana Rendón estuvo ecuánime y demostrando el conocimiento sobre los problemas y posibles soluciones que afronta el Departamento. Es más, algunos de sus contradictores argumentaron que a la Mona Rendón se le veía progreso, más conocimiento y seriedad en sus exposiciones.

Pero Liliana es como el mico, una gracia y tres cagadas. En su segunda intervención se despachó en contra del Centro de Pensamiento de CD, integrando por algunos parlamentarios, entre ellos José Obdulio Gaviria, a los que públicamente les dijo que carecían de representación por la falta de votos con los que sí cuenta ella para respaldar su candidatura. Esa posición generó, una vez terminado el foro, que la bancada parlamentaria se reuniera a puerta cerrada para analizar la postura de la hermosa precandidata.

Liliana Rendón Roldán desde el año anterior se encuentra incomoda debido a que las Directivas del Partido le acomodaron más foros con comunidad como requisito para adquirir el aval, mientras que inicialmente se había hablado de un foro y una encuesta únicamente.

Rendón no asistió a tres foros que se programaron en los barrios, Castilla, El Poblado y en la Universidad Pontificia Bolivariana, UPB, incumplimiento que generó malestar entre su precandidatura con la Dirección del Partido.

Lo que le están cobrando a la exsenadora es que haya manipulado el primer foro en el Palacio de Exposiciones a donde llevó buses repletos de gente y repartió sánduches y «mancha tripa» como se hacía política hasta que llegó “Dios” al poder. Uribe para salirle al paso a Liliana, sostuvo que Centro Democrático es un Partido de “equipaje liviano” en el que no es necesario llevar maletas y almuerzos…

En la reunión del domingo, la mayoría de los congresistas de CD que apoyan la precandidatura de Andrés Guerra, sostuvieron que la designación del candidato único se hará con mucha calma porque, de acuerdo al calendario electoral, hay plazo hasta el mes de mayo.

Este lunes, tanto Andrés Guerra, Liliana Rendón y los integrantes del Triunvirato firmaron un documento en el que acordaron contratar la firma INVAMER GALLUP para que el 15 de abril adelante la encuesta en el Departamento que defina el candidato único de CD a la Gobernación de Antioquia.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.