martes, junio 18, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

SURREALISMO LOCAL

gardiazabal66-copia2Enclavado al norte del departamento del Tolima, es una de las puertas de entrada al Parque Nacional Natural de los Nevados, su nombre, pomposo él, fue cambiado para honrar el apellido de unos de los próceres de la Gran Colombia, pero pese a ello, el Municipio de Anzoátegui como la gran mayoría de la provincia colombiana permanece en el anonimato para el resto del país y sólo genera interés cuando se destapa algún escándalo.

El pasado 8 de marzo, el alcalde del Municipio de Anzoátegui, Alfredo Antonio García, en una actitud completamente colombiana, muy propia de la cultura machista de nuestro país, contrató un show de stripper para presentar en la plaza principal de Municipio como homenaje a las mujeres de su pueblo.

Posterior a la celebración, muy folclórica ella, (en la ciudades se les regalan flores, y los moteles ese día no son suficientes para cubrir la demanda), las –ias salen con su escudo en defensa de la dignidad de los habitantes, del patrimonio, de las dinámicas contractuales de los municipios.

Que había niños presenciando el espectáculo, que el contrato se hizo sin licitación, que los bailarines no declaran renta ni pagan IVA, que el presupuesto público es sagrado para invertirlo de esa manera. Medios de comunicación cubren la noticia en directo, mandan sus más connotados periodistas al Municipio a juzgar al alcalde.

Y mientras tanto la realidad se carcome a Colombia, niños, jóvenes, adultos y viejos, mueren a diario de hambre en las regiones más apartadas del país, el sistema de salud ha hecho de ella el mejor negocio y pareciera que el lucro mayor radica en no atender a los pacientes, multinacionales autorizadas o no devastan el territorio con sus grandes explotaciones de minerales, millones y millones de pesos son desaparecidos del fisco nacional ante la vista ciega de todos y nadie dice nada.

Que sería de Colombia sin personajes del talante del alcalde García, seguramente los medios de comunicación y las –ias, tendrían que ponerle atención a lo verdaderamente importante y quizá los altos niveles de corrupción, la real problemática nacional, sería abordada de manera más responsable.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.