sábado, abril 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

SIN CABEZA

Desde que se conoció el orden de los nombres que conformarán la lista cerrada al Concejo de Medellín por Centro Democrático, el inconformismo es el común denominador del partido uribista.

La resignación y el desgano del electorado es tal que las cinco o seis curules de las que se habían hablado hoy están en riesgo, porque difícilmente un uribista vota por alguien que no conoce…

La designación del cabeza de lista está difícil. Unas de las personas propuestas es Sergio Ignacio Soto, Director Ejecutivo de FENALCO Antioquia, a quien le han prendido hasta velitas para acepte.

Ni pendejo que fuera Soto. En Fenalco se gana más de 30 palos al mes con la posibilidad de codearse con los integrantes de los círculos de poder, empresarios, alcaldes, gobernador, presidente… Como concejal, cargo honroso, por su puesto, tiene otro plus y perfil que le daría duro al Director en Antioquia de la Federación Nacional de Comerciantes.

El otro nombre que fue propuesto por Fabio Valencia Cossio para encabezar la lista al Concejo fue el de María Inés Restrepo de Arango, Directora de la Caja de Compensación de Antioquia, Comfama, cuestionada por las presuntas irregularidades en su gestión.

Aunque parezca raro, muchos de los integrantes de CD se quedaron con la boca abierta cuando se enteraron que el mismo Uribe anda defendiendo a María Inés en varios sitios, especialmente en Proantioquia.

Comentan que el senador Álvaro Uribe se reunió con algunos de los empresarios para defenderla, pero no tuvo mucho eco, puesto que el defensor de “Mary Pepa” falleció hace como un mes larguito.

El asunto es que la propuesta de Fabio Valencia para designar a María Inés Restrepo de Arango como cabeza en la lista al Concejo de Medellín no tuvo acogida, situación que los tiene sin saber que hacer…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.