martes, abril 16, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

VIENEN LLEGANDO

crc2Un grupo de investigadores provenientes del Estado Libre Asociado de Puerto Rico no incorporado de Estados Unidos viene por Barbosa preguntando casa por casa por el paradero de cada uno de los integrantes del equipo de trabajo que el médico Carlos Ramos Corena contrata para las cirugías plásticas, en las que algunas pacientes perdieron su vida o resultaron con complicaciones en el postoperatorio.

Los investigadores norteamericanos están buscando la instrumentadora quirúrgica, el anestesiólogo, las auxiliares de enfermería y el cirujano plástico que firmaba las historias clínicas de las pacientes que Ramos Corena atendía.

De acuerdo con información de la Embajada Americana en Bogotá las investigaciones van muy adelante, debido al fallecimiento de una ciudadana puertorriqueña en Medellín después de una intervención adelantada por el médico y su grupo de apoyo.

A los médicos y asistentes contratados por Carlos Ramos Corena los están buscando para que declaren sobre las circunstancias en las que se practican esta clase de intervenciones quirúrgicas.

El hecho es tan preocupante para los gringos que están comparando este caso con el sucedido en Bogotá en donde un Agente de la DEA fue asesinado por varios fleteros en un taxi, quienes fueron ubicados, capturados, extraditados y posteriormente judicializados por los americanos donde la Ley se aplica con todo el rigor para hacer respetar a sus conciudadanos, asunto que no pasa en Colombia.

Por su parte, el martes 16 de junio el Concejal de Medellín, Bernardo Alejandro Guerra y Carlos Ramos Corena se verán las caras en el Juzgado 16 Municipal del Circuito para definir la apelación por la injuria y calumnia que “el plástico” instauró contra el denunciante de los hechos. Ver “DE QUINTA”

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.