martes, abril 16, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

LO GRAVE, GRAVE

lgv1El candidato a la Alcaldía de Medellín Alonso Salazar Jaramillo llamó la atención por la propaganda negra que al parecer están haciendo en su contra.

Hecha la queja de Salazar, hasta en redes sociales, se evidencia que hoy es víctima de su propio invento y recordé lo sucedido hace ocho años cuando fue electo Alcalde de Medellín.

Al exalcalde Alonso Salazar se le olvidó que llegó al gobierno local, no solamente con la ayuda de Fajardo, alcalde en ese momento, sino también con la ayuda de diferentes matices del Partido de la U, (uribista) y los cuantos pesitos que siempre aporta el Grupo Empresarial Antioqueño para seguir comiendo de la torta.

Los fajardistas siempre han querido ocultar el apoyo que el Partido de la U les dio en esa época por la sencilla razón que les da pena, además, que pone en tela de juicio su desgastado discurso por la transparencia.

A finales del año 2006 en un evento que se realizó en uno de los auditorios del Centro Comercial San Diego el difunto Senador Luis Guillermo Vélez Trujillo sacó a sombrerazos al entonces precandidato a la Alcaldía de Medellín Carlos Ignacio Cuervo Valencia. Palabras más, palabras menos dijo que “no apoyaría maricas” y que los candidatos eran Luis Alfredo Ramos a la Gobernación y Alonso Salazar a la Alcaldía.

Para refrescar más la memoria hay que manifestar que a fines de 2006 y comienzos del 2007, con la ayuda del Asesor Presidencial de ese entonces y hoy Senador por Centro Democrático José Obdulio Gaviria, llegó a Medellín el estratega político Juan José “Jota Jota” Rendón, quien en el Hotel Plaza Rosa, ahí al ladito del Centro Comercial Vizcaya reunía a todos los candidatos de la U uribista a concejos municipales, Asamblea, Gobernación y Alcaldía.

Ese trabajo se hizo y para beneficio político de los fajardistas el 6 de febrero de 2007 a las 8:30 de la mañana falleció el Senador Luis Guillermo Vélez, una de las voces acreditadas para señalar al fajardismo de haberse usufructuado del conocimiento del asesor venezolano.

Por eso no es raro que hoy Alonso Salazar y sus colaboradores nieguen a grito herido haber sostenido alguna clase de relación con Jota Jota Rendón en su momento.

Pero lo grave de esta historia no es que Salazar haya tenido una asesoría con uno de los mejores estrategas en marketing político. En temporada electoral es normal y todo se vale. Lo grave, grave, es que lastimosamente para su proyecto nuevo electoral Alonso no aprendió nada…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.