martes, abril 16, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“PERSONA INTELIGENTE”

nidia - copiaMuchos, pero muchos fueron los comentarios que generó el video de la Senadora antioqueña por el Partido Conservador Nidia Marcela Osorio quien la semana anterior en una de sus intervenciones en plenaria confundió al físico Albert Einstein con el filósofo y político italiano Nicolás Maquiavelo.

“Y conocemos todos de una frase célebre del filósofo Albert Einstein que dice que si necesitamos o buscamos resultados diferentes pues debemos hacer cosas diferentes. Y eso no quiere decir que también ante una frase célebre que es del filósofo político Albert Einstein que dice el fin justifica los medios”, dijo Nidia.

La vicepresidenta del Senado, sostuvo estar desconcertada por el maltrato, el bullying y las agresiones verbales de las que ha sido víctima por tal equivocación, e inclusive, algunos quisieron desviar la situación aduciendo que era un asunto de género.

Varias cosas que pensar sobre el resbalón intelectual de la congresista. Lo primero es que una equivocación como esa no es un asunto de género, no es por ser hombres o mujeres, es simplemente un asunto de inteligencia.

Una persona inteligente, independiente de ser macho o hembra, se prepara, estudia, contextualiza, verifica fuentes, rectifica los autores de frases célebres para hacer divertidos los debates, antes que nada.

La inteligencia no es un asunto de penes y vaginas. Transparencia Internacional, Capítulo Colombia, sostiene que del 100% de la población, sólo al 18% le interesa la política y el restante 82% reniega de ella.

Por eso antes de hablar en un escenario tan sui generis como el Congreso de la República es mejor conectar el cerebro más que la lengua para evitar fiascos tan pintorescos como el generado por la Senadora Osorio. Ver video

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.