jueves, mayo 30, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“EL GRAN NEGOCIO”

epm emvarias (1)El gerente de Empresas Varias de Medellín, Emvarias, Javier Ignacio Hurtado se pasó de buen negociante.

El miércoles 16 de diciembre de 2015 a catorce días para terminar el gobierno del Alcalde Aníbal Gaviria firmó una adición, prorroga y otrosí al Contrato Nº 051 de 2014 de Arrendamiento Operativo suscrito entre Empresas Varias de Medellín y Renting Colombia.

El objeto del contrato tiene que ver con el arrendamiento operativo de vehículos para la prestación del servicio de aseo por parte de Empresas Varias de Medellín S.A ESP.

La adición tiene un total aproximado de $92.500’000.000 (noventa y dos mil quinientos millones de pesos) para el arrendamiento mensual de 40 vehículos recolectores de basura por 84 meses, es decir siete años aproximadamente.

En otras palabras, el valor mensual por arrendamiento de cada vehículo es de $27’520.000 (veintisiete millones quinientos veinte mil pesos), unos $330’000.000 (trescientos treinta millones de pesos) al año aproximadamente, lo que significa que en los siete años de adición de contrato EMVARIAS pagará por vehículo unos $2.310’000.000 (dos mil trescientos diez millones de pesos), mientras el costo por vehículo recolector de basura en el mercado alcanza $550’000.000 (quinientos cincuenta millones de pesos) aproximadamente.

maxresdefaultEl negocio del Gerente Hurtado va más allá. No contento con beneficiar a Renting Colombia le otorgó varias gabelitas entre las que se cuentan el combustible para los automotores, las llantas, derecho al parqueadero, al lavado, y además, asume todos los riesgos en la operación.

El gran negocio es que terminado el arrendamiento de vehículos con Renting Colombia, Empresas Varias de Medellín se quedará sin recolectores de basura. Ver documento

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.