miércoles, mayo 29, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

EN CEROS

cerosDos cuentas bancarias que UNE – TIGO posee en el Banco Davivienda para pagar una demanda que perdió a través de laudo arbitral se encuentran en ceros. Peritos del extranjero se preguntan ¿dónde metería la plata el banco?…

El señor Mauricio Valencia Castañeda, Representante Legal de la firma EXICOM le ganó una demanda a la empresa UNE – TIGO mediante Laudo Arbitral emitido por el Tribunal de Arbitramento de la Cámara de Comercio de Bogotá por $7.500’000.000 (siete mil quinientos millones de pesos) debido a la cancelación abrupta de un contrato para la distribución y comercialización de los servicios de telefonía celular en el noroccidente del país.

UNE – TIGO, acusando que es una entidad pública no quiere pagar argumentando que se irá a otras instancias, pero Valencia, dueño de EXICOM interpuso un proceso civil para exigir dicho pago.

El lunes 5 de octubre del 2015 el Juzgado Dieciséis del Circuito Municipal de Medellín embargó mediante oficio Nº 4964 las cuentas Corriente No 6269997984 y de Ahorros No 1072792894 por valor de $ 11.200’000.000 (once mil doscientos millones de pesos) a nombre de UNE – TIGO abiertas en Banco Davivienda. Ver oficio

Por su parte, Davivienda contestó al Juzgado Dieciséis el viernes 23 octubre de ese mismo año que en las cuentas bancarias mencionadas no hay ni un solo peso y que procede al embargo de las mismas. Respuesta banco

UNE – TIGO en su afán de evitar el penoso hecho de tener las cuentas embargadas, presentó una garantía bancaria por los $11.200’000.000 (once mil doscientos millones de pesos), que está errada puesto que los valores en letras y números es distinta, la corrigen, pero el Juzgado se las rechazó por la fecha de caducidad de la misma.

En la actualidad las cuentas bancarias continúan embargadas en Davivienda y UNE – TIGO se niega a pagar. Leer “SEGÚN LE CONVENGA”

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.