martes, junio 18, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

INDEBIDO Y GASTÓN

juan carlos pelaez1Si los viajes presuntamente de placer de la cúpula mayor de funcionarios de la Contraloría General de Medellín durante el periodo 2012-2015 son bochornosos, la utilización de la tarjeta de crédito por parte del excontralor Juan Carlos Peláez Serna es otro feo lunar de su gestión.

En el informe de la Auditoría General de la República en las páginas 21 y 22 revela como Peláez Serna metió tarjetazos a diestra y siniestra durante el último año de trabajo al frente del ente de control fiscal municipal.

Cerca de $11’200.000 (once millones doscientos mil pesos) se merendó durante el 2015, situación que lo hace acreedor a otra acción de repetición para que devuelva la plata que se gastó injustificadamente.

La Auditoría General de la República manifiesta que: “(…) Durante la vigencia 2015 con oficio 01700-201500000023 del 05 de enero de 2015, el Contralor solicitó a la Contraloría Auxiliar de Recursos Físicos y Financieros la expedición de certificado de disponibilidad presupuestal, CDP, para respaldar los gastos de atención y representación que se generen con la tarjeta de crédito 4513 0961 0932 8278 Visa Bancolombia.

Con fecha del 05 de enero de 2015 se expide el CDP 1006855 rubro presupuestal gastos de atención y representación por $10’000.000 (diez millones de pesos). Igualmente, con fecha del 15 de septiembre de 2015 se acreditó este rubro con el CDP 1007401 por $3’000.000 (tres millones de pesos) para un total de $13.000.000, de los cuales en la vigencia 2015 ejecutó $11.127.029 (once millones ciento veintisiete mil veintinueve pesos) quedando liberados $1’872.971 (un millón ochocientos setenta y dos mil novecientos setenta y un peso) por no ser ejecutados (…)”.

En palabras de cristiano o musulmán para resumir esta historieta y mal rato que deberá estar pasando el pobre Juan Carlos, al excontralor se le fueron las luces porque no fue austero con el gasto e incumplió los deberes de cualquier servidor público porque realizó un uso indebido de los recursos públicos y no quiso entender que estos dineros no se pueden utilizar para relaciones públicas o asumir cualquier clase de pago personal a través de tarjetas de crédito. Mejor dicho, empaque y vámonos. Ver documento

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.