miércoles, julio 24, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“PAGO POR VER”

Sin contar con la ayuda de una buena “rosca política”, un aspirante a gerente de hospital se inscribió en la Universidad de Medellín para participar en el concurso de méritos sin pensar que todavía había luz al final del túnel.

Nuevamente, por recomendación de otros concejales de provincia, el aspirante a gerente de hospital fue contactado por el sancionado e inhabilitado, (por celebración indebida de contratos), exdiputado de Antioquia Jorge Hernández Quiñonez, ficha clave para contactar a los empleados de la Universidad de Medellín que presuntamente filtran las preguntas de los exámenes para los concursos de méritos.

Jorge_Hernandez98Hernández Quiñonez en compañía de uno de sus compinches le propusieron al aspirante a gerente que debía pagar una suma establecida a cambio de la copia del examen compuesto por dos partes, la primera sobre conocimiento y la segunda sobre competencias.

El negocio de estos prestidigitadores y conspicuos de la contratación estatal está bien diseñado. Los interesados en gerenciar entidades de salud, hospitales y Empresas Sociales del Estado de diferentes niveles de complejidad deben asumir compromisos con anterioridad al pago de las preguntas del examen para el concurso.

La tarifa para acceder al examen de méritos para aplicar al cargo de gerente de un hospital de primer nivel de complejidad es de 120’000.000 (ciento veinte millones de pesos) aproximadamente que deben ser pagados, $30’000.000 (treinta millones de pesos) por adelantado para recibir el examen y $90’000.000 (noventa millones de pesos) en contratación para las empresas creadas con ese propósito durante el periodo y ejercicio de la gerencia.

Para acceder a gerencias de hospitales de segundo nivel la tarifa es de $300’000.000 (trecientos millones de pesos) y para los de tercer y cuarto nivel de complejidad el pago podría superar los $800’000.000 (ochocientos millones de pesos) en el desvío de contratación para las empresas constituidas por las personas que hacen parte del presunto “tren de la salud”. Esto, además, del pago por adelantado, de los 30 palos para conocer previamente las preguntas del examen.

Las personas que se involucraron en la acción inescrupulosa de pagar por las preguntas del concurso, quisieron remediar su falta delatando que la mayoría de los encuentros con Hernández Quiñonez y su amigo se adelantaban en el Centro Comercial San Diego en donde se realizaron las transacciones de la plata para el pago del examen, entregado incompleto.

A uno de los exámenes, por ejemplo, un documento de 120 preguntas de conocimiento y competencias, le faltaban unas 30 aproximadamente, asunto que generó suspicacias entre los compradores que evidenciaron que el cuestionario fue vendido también a varias personas que participaron en el concurso.

Lo cierto es que tras conocerse las denuncias frente a las presuntas irregularidades en el concurso de méritos, personal de la Universidad de Medellín involucrado en la supuesta filtración del “pastel” suspendieron la entrega del examen impreso, y por el contrario, crearon grupos de estudio para que los interesados fueran a un aula de la misma institución universitaria para que sin celular, ni grabadoras, ni lápiz ni papel memorizarán el cuestionario. Ver examen

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.