viernes, abril 19, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

MEDICIÓN INTERNA

Los potenciales aspirantes a la Presidencia de la República, matriculados en diferentes partidos obtuvieron una de las primeras mediciones de favorabilidad que ayudará a jefes y caciques la toma de decisiones.

La proyección conocida y realizada hace un par de días por la encuestadora GUARUMU, empresa de propiedad del exregistrador Carlos Ariel Sánchez, midió la intención de voto en algunos partidos políticos que serán protagonistas en las elecciones presidenciales del 2018.

En Centro Democrático, por ejemplo, Luis Alfredo Ramos alcanza un 33,3% de favorabilidad, mientras el senador Iván Duque llega al 27,5%. Carlos Holmes Trujillo obtiene un 15,1% y María del Rosario Guerra el 7%.

En lo que queda del Partido Liberal, Humberto de la Calle obtiene un 57,7% y Juan Manuel Galán el 19,6%. Luis Fernando Velasco el 8,6%.

Los godos están en las mismas sin una representación significativa. Marta Lucía Ramírez alcanza el 41,3% por encima del inquisidor Alejandro Ordóñez que llega al 33,4%.

El Partido de la U no está en nada, y por el contrario, sus líderes andan pegados de una vieja tabla de cama dando vueltas en un remolino en Bocas de Ceniza. Juan Carlos Pinzón llegó al 38,4% y Sergio Díaz Granados obtuvo un 7,5%. El gran lagarto de la democracia, Roy Barreras apenas le dio para un 4,5%.

En lo que tiene que ver con los amigos integrantes de la Alianza Verde la senadora y beligerante Claudia López alcanzó una favorabilidad del 63% y al dotor Sergio sólo el 27,4%.

Con respecto a Fajardo “Hombre de la Biblioteca”, tiene la intención de crear un partido político en torno a la marca Compromiso por Colombia. La idea es que tenga la misma oportunidad que el resto de los candidatos. Eso sí, habrá que consultar al dotor Bojanini a ver si autoriza…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.